• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Canadá busca que Estados Unidos se comprometa a que no le aplicará la Sección 232 de la Ley de Expansión de Comercio en el sector automotriz. Foto: Especial
Canadá busca que Estados Unidos se comprometa a que no le aplicará la Sección 232 de la Ley de Expansión de Comercio en el sector automotriz. Foto: Especial

En las negociaciones para renovar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), Canadá busca que Estados Unidos se comprometa a que no le aplicará la Sección 232 de la Ley de Expansión de Comercio en el sector automotriz; es decir, aranceles.

Funcionarios cercanos a las negociaciones revelaron que Ottawa quiere “algo más” de lo alcanzado por México y Estados Unidos en su acuerdo, en principio en el intercambio de autos y autopartes, de acuerdo con Reuters.

En su segundo día de negociación, Canadá dice que no se siente obligado por una fecha límite, impuesta para finales de septiembre, a concluir un trato.

Un dirigente laboral canadiense informado sobre las mesas dijo a Reuters que era poco probable un avance inmediato.

“Hemos progresado de acuerdo con la información que recibí, pero por supuesto, no hay acuerdo y hay algunos problemas predecibles que deben resolverse”, dijo Hassan Yussuff, presidente del Congreso del Trabajo de Canadá.

Yussuff señaló que un enfrentamiento de cómo resolver las disputas era “un asunto crítico”. Las dos partes también están en desacuerdo con las demandas de EU para un mayor acceso al mercado lácteo de Canadá.

Cabe recordar que Canadá exporta a Estados Unidos 85 por ciento de su producción automotriz, que alcanza los 80 mil millones de dólares al año, por lo que quiere tener la garantía de que la administración de Donald Trump no utilizará la Sección 232 ni justificará razones de “seguridad nacional” para imponer tarifas adicionales a estas exportaciones, como ya lo hizo en junio pasado, con el acero y el aluminio.

La mayor preocupación para Canadá es la amenaza de Trump de aplicar aranceles similares a los automóviles importados y las piezas de automóviles. Si eso ocurriera, dicen los economistas, la economía norteamericana se detendría y se matarían miles de empleos.

Canadá no ha podido obtener ninguna garantía y la fuente sugiere que Trump disfruta de depender de los aranceles, tratando la medida económica como un “juguete”, y ha habido poca actividad en el Capítulo 19.

Compartir