• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Alejandro Diaz de León, gobernador de Banxico, al salir de la reunión. Foto: Especial
Alejandro Diaz de León, gobernador de Banxico, al salir de la reunión. Foto: Especial

El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, se reunió ayer, por primera vez, con el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León para analizar la situación financiera del país.

Díaz de León informó que la reunión fue para hablar de las perspectivas de crecimiento del país. “Hemos hecho una revisión del crecimiento. Una plática sobre la coyuntura y un acercamiento muy productivo y estamos atentos a identificar toda la agenda de trabajo”, comentó.

En entrevista, reconoció la utilidad del encuentro “para ir construyendo diálogos y una agenda de trabajo como corresponde al Banco de México, para cumplir con su mandato de tener una inflación baja y un entorno de estabilidad”.

Cabe recordar que López Obrador ha reiterado que será respetuoso de la autonomía de Banxico.

Posteriormente, arribó a la casa de transición, una comitiva de Scotiabank, presidida por su presidente Brian Porter, y el comité directivo de esa institución Enrique Zorrilla, Ignacio Deschamps y Guillermo Babatz.

A su salida no quisieron dar declaraciones a los medios, sin embargo, Graciela Márquez aseguró que se trató de una “visita de cortesía”.

“El presidente recibió a directivos de Scotiabank en una visita de cortesía como las que ha habido con otros banqueros, pero no se estableció ningún acuerdo ni nada, simplemente un primer contacto que es usualmente lo que ocurre en este tipo de periodos”, expresó.

Por otra parte, el gobernador de Banxico sostuvo que el efecto que tienen los incrementos en las tasas de interés para las empresas, son complicados; sin embargo, no haberlas aumentado, para detener los niveles de inflación, habría complicado el horizonte económico del país por los riesgos macroeconómicos.

Al participar en la Reunión Anual de Industriales (RAI) 2018 de la Concamin, aseguró que si bien la medida es “difícil”; la decisión se tomó en el momento correcto para evitar desajuste macroeconómico.

Con información de Antonio López

Compartir