• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Foto: Especial

El municipio Libertador, el más poblado de los cinco del área metropolitana de Caracas, lanzó su propia moneda, “caribe”, con la cual creció el número de monedas paralelas a la oficial, el Bolívar.

Cada caribe equivale a mil bolívares y sólo será aceptada en las verbenas que organiza la propia municipalidad desde hace un mes, informó el sitio noticias24.com

En esas verbenas se venden frutas, verduras, pollo, carne, pescado, arroz, harina de maíz, café, artículos de limpieza y de aseo personal.

Comenzaron a circular desde este domingo billetes de 5, 10, 50 y 100 caribes, que se entregarán a los compradores a la entrada de las ferias para que hagan sus compras tras hacer el cambio. Los billetes fueron impresos por la propia alcaldía junto con el Instituto Municipal de Crédito y el gabinete de economía popular.

Se trata de una nueva pieza que se suma a otras, como el elorza, el panal o la principal de todas, la criptomoneda petro.

Cada una de esas monedas es emitida por una entidad específica para enfrentar la escasez de bolívares y su depreciación.

El petro poco a poco está desplazando al bolívar, de acuerdo con un anuncio que publicó la Gaceta Oficial del gobierno, el pasado 9 de abril.

Esta criptomoneda “deberá convertirse en moneda de curso legal para todas las transacciones que involucren a instituciones gubernamentales, desde ministerios hasta aeropuertos, dentro de 120 días”, anunció la Gaceta Oficial. “El gobierno será el único regulador de todos los criptoactivos, y la recién creada Tesorería de Criptoactivos estará a cargo de supervisar todo, desde su emisión hasta su distribución”, añadió el anuncio. Cabe recordar que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, prohibió recientemente cualquier transacción con monedas digitales que hayan sido emitidas por Venezuela, luego de que el país sureño lanzara el petro.

La orden ejecutiva prohíbe tales transacciones a estadounidenses y residentes en Estados Unidos con monedas digitales emitidas por Caracas desde el 9 de enero.

Y es que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, había lanzado el petro con la meta de evadir sanciones financieras impuestas por Washington.

Compartir