• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Bandera Unión Europea Foto: AP
Bandera Unión Europea Foto: AP

Los británicos que viven en la Unión Europea podrían perder acceso a sus servicios bancarios en el Reino Unido, y las empresas en el continente podrían verse privadas de los bancos de inversión en Londres, si hay un Brexit sin trato, dijo el jueves el gobierno británico.

De acuerdo con Reuters, en un documento que detalla la planificación de contingencia, si Gran Bretaña deja la UE en marzo sin un acuerdo de transición, el gobierno dijo que la acción unilateral en varios frentes sólo podría minimizar la interrupción hasta cierto punto.

Aunque los británicos aún podrán usar sus tarjetas bancarias para retirar dinero en los países de la UE, más de un millón de ciudadanos del Reino Unido, que viven en el extranjero, no podrán usar sus cuentas británicas para solicitar préstamos y servicios de depósito, o contratos de seguro como anualidades que pagan pensiones. dice el documento.

Los bancos que ofrecen estos servicios también pueden verse afectados.

Los británicos tendrán más costos para realizar pagos con tarjeta en la UE, cuando viajan o hacen compras en línea.

  • El Dato: Bruselas sugirió a bancos y aseguradoras prepararse para el Brexit, que sigue.

La UE acordó limitar las tarifas que los minoristas pagan para procesar transacciones con tarjetas de débito y crédito. Sin un acuerdo entre Londres y Bruselas, los clientes británicos ya no estarán cubiertos por la prohibición de los recargos transfronterizos, lo que impide que las empresas impongan cargos excesivos a los consumidores.

El gobierno había dicho anteriormente que esos cargos le costaron a los británicos alrededor de 166 millones de libras (212 mdd) en 2015.

Actualmente, los bancos, las aseguradoras y los gestores de fondos en Gran Bretaña tienen acceso ilimitado a la UE, su mayor mercado de exportación, con un valor de 26 mil millones de libras el año pasado, bajo las reglas de “pasaporte” del bloque.

Sin un trato, los bancos, las aseguradoras y los proveedores de pensiones tendrían que establecer operaciones en la UE o estar legalmente impedidos de atender a los clientes o enviar pagos.

El ministro del Brexit, Dominic Raab, restó importancia a la amenaza de que decenas de miles de jubilados británicos en la UE, muchos de los cuales viven en la costa mediterránea española, podrían perder el acceso a sus pensiones.

Compartir