• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Laura Vidales, fundadora de ¡Aquí Nadie Se Rinde! IAP.

El donativo que realiza el expresidente Felipe Calderón, proveniente de su pensión vitalicia, a la fundación ¡Aquí Nadie Se Rinde! ha ayudado tan sólo en un año, al trasplante de médula ósea de 43 niños con cáncer, afirmó la fundadora y directora de la organización civil, Laura Vidales.

Ante una posible cancelación de las pensiones a los exmandatarios de México, como parte de la política de austeridad del virtual Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, confía que las decisiones que concrete sean bien pensadas; sin embargo, dijo, de llevarse a cabo equivaldría a quitarle un donativo.

“Sí me pega y me duele como cualquier otra cancelación de aportación. Sería fuerte el golpe y tendremos que movernos para sustituir este apoyo”, indicó.

El dato:

  • El exmandatario rechazó la propuesta de López Obrador, al señalar que la medida pone en peligro la seguridad de los exmandatarios y sus familias.

Aunque no han tenido contacto directo con Calderón, ya que el depósito lo realizan sus asistentes, el exmandatario comentó desde febrero del año pasado, cuando decidió otorgar este donativo, que mientras pudiera aportar a la causa, lo haría. “Que te cancelen un donativo es terrible para cualquier fundación. Estaremos atentos de lo que se vaya a dar a conocer y, desde luego, de lo que él decida. Espero que, a lo mejor no siga dando la misma cantidad, pero continúe ayudándonos. Estamos muy agradecidos con él”.

Se estima que la aportación de los expresidentes supera mensualmente los 200 mil pesos; sin embargo, Felipe Calderón anunció que donaría los recursos a la fundación y no ha dejado de depositar los 175 mil pesos comprometidos cada mes. “Es muy puntual y nunca ha fallado”, aseguró Vidales.

Subrayó que ¡Aquí Nadie Se Rinde! es de gran ayuda ante un rebasado Sector Salud, ya que hay un gran índice de extrema pobreza y la labor es “complementar” en el combate al cáncer infantil, cuyos tratamientos son realmente “costosos”, ya que un trasplante, funcione o no, llega a significar dos millones y medio de pesos.

Dijo que la pensión ha permitido solventar el tratamiento médico y estudios para el trasplante de médula de 43 niños en 2017. Explicó que Calderón Hinojosa solicitó que el donativo fuera exclusivamente para trasplantes de médula ósea, ya que es “sumamente costo”.

Indicó que cada año se diagnostican cinco mil nuevos casos de cáncer infantil; diariamente se reconocen entre 13 y 14 pequeños, de ellos seis pierden la batalla contra el cáncer. “Cuando un niño es diagnosticado para que se le haga el trasplante, tiene tres meses para que se haga, si no, corre el riesgo de que recaiga y es volver a empezar con todo el tratamiento”.