• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Su precio va desde $1,025,00. Foto: Autocosmo

Luego de una espera atípica para estándares actuales (10 años), la Ford Expedition se renueva para 2018, al adoptar una construcción de aluminio y emparejar el poderoso motor Ecoboost a una sofisticada y novedosa transmisión automática de 10 velocidades. Esto significa que es más refinada, espaciosa y capaz que nunca. Sin embargo, la gran pregunta es; ¿al fin es superior a la Suburban?

El frontal de la nueva Ford Expedition 2018 es imponente; los trazos tienen mucho carácter, pero no por ello se percibe burda o como camión.  A nivel visual muestra una clara inspiración en la reina de las pick ups, la Ford F150 o Lobo, pero con una solución más suavizada y elegante, ya que la barra horizontal doble que se extiende hasta los faros, que ahora son full LED, está presente, pero aquí es más delgada y cromada. Las luces diurnas a los extremos se asemejan a unos corchetes que delimitan al conjunto de parrilla y luces.

Al centro la parrilla tridimensional alberga el emblema del óvalo azul en unas proporciones titánicas. De costado, el aspecto es más sobrio, sólo la línea de cintura sobresale entre los inmensos paneles de aluminio, mientras que en la parte inferior, lo que pareciera ser una discreta moldura cromada es en realidad un estribo retráctil, tremendamente útil para facilitar las labores de ascenso y descenso. No puedo dejar de mencionar el hecho que en esta perspectiva, la Expedition recuerda mucho a una Range Rover Sport.

Desde hace un par de años, la Expedition emplea el motor V6 de 3.5 litros turbo Ecoboost, que dicho sea de paso, ahora es la única motorización disponible, con lo cual deja de ofertar un V8.

En la versión de prueba (Limited) la potencia se ubica en 375 hp y 470 Lb-pie de torque; mientras que la variante Platinum ofrece 25 hp y 10 Lb-pie adicionales. La gran novedad es la transmisión; se trata de una suave y rápida automática de 10 velocidades que bien puede enviar la potencia al eje posterior o a las cuatro ruedas, vía un sistema 4×4 que ofrece una capacidad de arrastre de poco más de 4 toneladas.

Al igual que la Lobo, la carrocería es de aluminio y va montada en un chasis de largueros y travesaños de acero. Esto le permitió rebajar el peso en más de 130 kilos.

Compartir