Hermano Lobo, hermana Luna

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Ahora que el aburrimiento estival le ha concedido sus quince minutos de gloria a unos padres de Fuenlabrada (Madrid) que después de luchar contra la burocracia han conseguido que su hijo se llame “Lobo”, me ha venido a la memoria una leyenda urbana que recorrió España en 2009, según la cual una madre gaditana llamaba a gritos a su pequeño “Kevin Costner de Jesús” por la playa de La Victoria. Y aunque nunca se encontró en ningún registro civil al tal “Kevin Costner de Jesús”, los Neos, Leias, Anakines, Arwenes e Indianas aparecieron hasta debajo de las piedras por toda la geografía española. De hecho, el 17 de julio de 2015 nació en Cataluña el primer “Goku” español y nadie le lanzó un kame-hame-ha a los padres, sin duda más frikis que los progenitores de “Lobo”.

A comienzos de los setenta Franco Zeffirelli rodó una película sobre San Francisco de Asís titulada Hermano Sol, hermana Luna (1972), y las “Lunas” se multiplicaron por varias lenguas y en distintos países, como las “Laras” que nacieron después que sus padres vieron Doctor Zhivago (1965). Prueba de lo memorable que fue aquella película de Zeffirelli para una generación que entró con fuerza en la edad del pavo fue su calificación para “mayores de 14”, pues San Francisco (Graham Faulkner) se quedaba en cueros y de esos calentones surgieron muchas Lunas. ¿Quién no conoce al menos a una Luna?
Por lo tanto, ¿el registro civil de Fuenlabrada no podía haber tomado en cuenta al mismo hermano “Lobo” de San Francisco para aceptar el nombre sin tanta alharaca? ¿Cuántas Lunas hay en Fuenlabrada? ¿Celebran su santo las Lunas? Claro que sí: el mismo día que Nuestra Señora de la Luna. De hecho, en Canarias existe una Pocahontas del Pino que celebra su santo el día de la Virgen del Pino. Me tinca que hasta las que tienen nombre élfico se las han ingeniado para no tener problemas:

—¿Cuándo es tu santo, María del Arwen?

—El mismo día que las María del Carmen.

En América Latina tenemos corcho libre para elegir los nombres del personal, pues en el Caribe abundan las “Usnavys”, en el Perú cada vez hay más “Trilces” y en Colombia arrasan las “Shakiras”. Por cierto, ya que el Papa es argentino, el día que un colombiano se siente en el trono de San Pedro sin duda será John Jairo I. Y que conste que los latinoamericanos no tenemos nada que envidiarle a los gringos, porque el hijo de Nicolas Cage se llama “Kal El” (nombre kryptoniano de Supermán) y los de Brad Pitt y Angelina Jolie “Zahara”, “Maddox” y “Knox”. Todavía recuerdo que mi paisano “Kiko” Ledgard —famoso en España por haber presentado el concurso de TVE Un, dos, tres— bautizó a sus hijos “Jet”, “Flash” y “Brick”, quienes siempre llevaron a gala sus nombres tan originales.

El caso es que en España el artículo 54.II de la Ley del Registro Civil prohíbe nombres que “resulten objetivamente perjudiciales para la persona”, “hagan confusa la identificación” e “induzcan a error sobre el sexo”, y por eso dizque “Lobo” fue rechazado, aunque muchos niños también sufrirían todo tipo de burlas si se llamaran “Primitivo”, “Algimiro”, “Robustiana” o “Tránsito”, por más milagrosos que fueran sus santos patronos.

A mí me impidieron en Sevilla ponerle a mi hijo el nombre de mi abuelo japonés y por eso en lugar de “Andrés Ariichi” se llama “Andrés Eduardo”. Ahora sé que si le hubiera puesto “Vegeta” o “Gohan” habría colado. Por el contrario, muchos ciudadanos españoles se llaman “Lenin”, “Stalin” y “Trosky” (sin la “t”), por lo que deduzco que en los registros civiles los encontraron más normalitos que “Ariichi” o “Lobo”. Y que conste que ya no hay que ir a los archivos municipales a buscar nombres raros, porque basta con teclear el palabro más delirante en la barra del Facebook —donde abundan los “Astroboy”, los “Espíderman”, las “Chitaras” y últimamente las “Khalesias”— para descubrir que fray Luis de León se quedó corto con los mil nombres de Cristo.

Latest posts by Fernando Iwasaki (see all)