• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Hallan los cuerpos en el puente de Insurgentes y Ricardo Flores Magón, en la colonia Nonoalco Tlatelolco. Foto: Cuartoscuro

Un exreo que fue raptado la tarde del sábado y que formaba parte del grupo de sujetos al que las autoridades investigan por la reciente ola de homicidios contra integrantes de La Unión de El Betito, fue hallado sin vida la madrugada de ayer, en un puente vehicular, en la zona de Tlatelolco.

Al hombre lo dejaron descuartizado, junto con otro sujeto, al que además desollaron.

El dato:

  • El pasado 9 de junio, el jefe de sicarios de La Unión fue asesinado al llegar a la casa de su madre; se presume que fue traicionado.

El doble crimen forma parte de la serie de ejecuciones, desatada en los últimos meses, por la pugna entre La Unión de El Betito y quienes se han hecho llamar la Fuerza Anti-Unión.

En el mismo puente donde ayer dejaron los restos humanos, los responsables colgaron una manta, en la que amenazaban a la Fuerza Anti-Unión y a quien supuestamente la encabeza: el también expresidiario Jorge Flores Concha, alias El Tortas.

De acuerdo con reportes de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX), de los dos hombres hallados sin vida, hasta anoche, sólo habían identificado a uno; se trata de Alfonso Delgado Pérez, un exconvicto que estuvo en el Reclusorio Sur, en 2009.

Al parecer este hombre trabajaba con El Tortas; se dedicaba a vender droga en Garibaldi, zona supuestamente controlada por este exconvicto.

La semana pasada, La Razón reveló que las autoridades tuvieron informes de que Flores Concha estaba vinculado con la ejecución de Iván García Llerena, El Pulga, jefe de sicarios de La Unión de El Betito, muerto la noche del viernes.

Al parecer, El Tortas ordenó asesinarlo para vengarse de El Betito, a quien acusa de haber raptado y asesinado a su hermano menor.

Las autoridades saben que El Tortas mantiene además la pugna con El Betito por el control de la venta de droga en Garibaldi y la Zona Rosa.

Ayer, en la manta que colgaron en el punto donde dejaron los cuerpos, los responsables amenazaron a Flores Concha: lo acusaron de estar protegido por el comandante muerto (un exagente de la PGJ) y por algunos policías locales y federales.

En el mismo texto aseguraron que “empezaba la limpia” y que seguirían los ataques para quienes se hacen llamar Fuerza Anti Unión.

Fue en enero pasado, cuando las autoridades supieron por primera vez de este grupo. Los últimos días del mes raptaron a un hombre, lo torturaron y lo dejaron muerto en uno de los estacionamientos que La Unión controla en el Centro Histórico.

En la piel le escribieron un mensaje firmado así: “Fuerza Anti Unión”. Desde entonces, al menos otros cuatro miembros de La Unión han sido asesinados. Entre ellos, su jefe de extorsionadores Omar Sánchez, El Gaznate, y su jefe de sicarios, Iván García, El Pulga.

Compartir