One hit wonder

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

La publicación de un libro de cuentos siempre es un acontecimiento. Por los sobadísimos contratiempos alrededor del género. A las transnacionales no les interesa publicar libros de cuentos. Y otros tantos bla bla bla. Cuando apareció One Hit Wonder de Joselo Rangel no me apresuré a devorarlo. No por no darle una oportunidad. Porque no me despertaba ningún morbo que el autor fuera miembro de Café Tacvba. Motivo que orilló a ciertos escritores a husmear el volumen con recelo. Le administraría el mismo tratamiento que a todas las novedades. Concluidos los dos o tres libros en turno en mi buró, me lo chentaría. Entonces leí una reseña de One Hit Wonder en Confa bulario. Pésimamente escrita, contradictoria y con un tufo a reclamo.

En ella se le reprochaba a Joselo que la música de su banda ya no fuera lo que había sido al principio de su carrera. Como si esto fuera relevante para el libro. Además se le acusaba de que ninguno de los cuentos tuviera una estructura innovadora. Se le recriminaba que no existiera frase alguna que permaneciera en la memoria del lector. Su falta de capacidad para conmovernos. Y su nulo interés por exaltar el alma del lector. En resumen: que Joselo no había pagado el derecho de piso para publicar un libro. Si pensaba leer One Hit Wonder en unas semanas, la reseña me impelió a entrarle de inmediato. Que despertara una reacción de ese tipo sí aguijoneaba mi morbosidad. Más que el elogio de BEF en la cuarta de forros.

Todo primer libro es deficiente. A menos que seas un prodigio. One Hit Wonder no es la excepción. Sin embargo, sí es mejor que muchos de los debuts de libros de cuentos que se publican. Un libro debe ser atractivo desde el título. One Hit Wonder destaca entre los aburridísimos títulos que pueblan el panorama. No es ninguna garantía de que el volumen vaya a resultar bueno, de acuerdo. Pero es la invitación al baile. Y debe contar con el punch suficiente para arrastrarnos hacia sus páginas. Para un sector es indisociable la faceta de músico del autor. Por lo que la ironía implícita en el título no deja de ser significativa. Joselo se burla de su propia habilidad para fungir como aspirante a escritor. Pero se toma bastante en serio su labor como cuentista.

One Hit Wonder no es un libro falto de coraje. Aunque no proponga estructuras innovadoras. No está obligado a cambiar el rumbo de las letras nacionales. Posee la ambición de contar buenas historias. Y eso es suficiente. No es ningún secreto que Joselo no cuenta con una preparación literaria. No estudió letras. Y mientras muchos invertían su tiempo en leer y escribir, él se dedicaba a perfeccionarse en el ámbito musical. Tampoco lo justifica. Pero no lo invalida para publicar un libro de cuentos. Pero aunque la fama de Joselo es notoria, One Hit Wonder es una obra no exenta de modestia. No pretende venderse como el cuentista de moda. Como tampoco censuraría a un escritor que de repente decida colgarse una guitarra y formar una banda de rock.

Las historias contenidas en One Hit Wonder se dividen en dos tipos. Las narraciones breves. Viñetas divertidas. “El primer hombre”, “El futuro”, “Indie”, “Escuela de rock”, “Béisbol”, etc. Y las historias apegadas al modelo del cuento tradicional. Como “Rockstar”, “En sueños”, “Zorra”, etc. Las primeras, postales, anécdotas, denotan a un autor ingenioso. Con el talento para resolver una ficción breve. En las segundas se observa a una narrador que lidia con la estructura tradicional del cuento. Y que es capaz de manejar puntos de tensión dentro de las tramas. Aunque éstas sean de corte fantástico. Y ésta es una de las más grandes virtudes de One Hit Wonder. El libro no es artificioso. Todo en él, sus aciertos y sus fallas, es honesto. Como la sencillez de su lenguaje. No tiene por qué fingir que es Capote. Aunque en “One Hit Wonder”, el cuento, establezca sin querer una teoría del género. Quién podría definir el cuento perfecto. Ninguna explicación alcanza. Salvo aquella de que se trata de un one hit wonder.

Ignoro si algún otro miembro de Café Tacvba también se dedique a la escritura. Pero la lectura de One Hit Wonder me ha despertado una tremenda curiosidad por la biografía de la banda. Al parecer todo indica que será Joselo el encargado de escribirla. Cada semana se publican biografías de músicos de todo el planeta. Pero de rock mexicano hay pocos. Y no tan bien hechos como a uno le gustaría. No soy un entusiasta del rock mexicano, pero si Joselo publica las memorias de Cafeta no me resistiría a leerlas.

Latest posts by Carlos Velázquez (see all)