• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
El mandatario guatemalteco, en conferencia el pasado 3 de septiembre. Foto: AP
El mandatario guatemalteco, en conferencia el pasado 3 de septiembre. Foto: AP

El secretario general de la ONU, António Guterres, solicitó al jefe de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), Iván Velásquez, que continúe al frente de la organización “hasta que haya más claridad”, respecto a la decisión del presidente Jimmy Morales, de no permitirle el regreso al país “por razones de seguridad”.

El mandatario, que ya la semana pasada anunció que no renovará el mandato de la CICIG, ordenó en una carta fechada el 3 de septiembre que las autoridades migratorias no permitan la entrada de Velásquez a territorio guatemalteco. La misiva argumentaba razones “de orden y seguridad pública”, pero sin ofrecer más detalles.

Un portavoz del secretario general de la ONU confirmó en un comunicado que Guterres ya había recibido la notificación del veto por parte de las autoridades guatemaltecas, una decisión sobre la que tiene “serias dudas”.

En este sentido, Gueterres “está revisando” la medida, aunque ya ha apuntado que “parece ser incompatible” con el acuerdo fundacional de 2007.

El secretario general considera que la CICG y su máximo responsable “desempeñan un papel fundamental en la lucha contra la impunidad en Guatemala”, por lo que ha pedido a Velásquez que “continúe al frente” del organismo, aunque sea “desde el exterior”, a la espera de que haya “más claridad sobre la situación”.

Gráfico: La Razón de México

Un portavoz de la CICIG, Matías Ponce, confirmó en un video que Velásquez “se mantiene en funciones” y está cumpliendo una agenda de trabajo en Washington, donde le sorprendió la orden promovida por Morales. Asimismo, subrayó que “la CICIG continúa sus funciones en el marco del acuerdo vigente”.

Jimmy Morales acusó a los miembros de la CICIG de violar las leyes, emprender una persecución penal selectiva y sembrar el terror judicial, aunque la oposición considera que el presidente intenta salvarse de acusaciones como las que ya se han hecho contra él en el último año.

La Fiscalía guatemalteca y la CICIG solicitaron en agosto de 2017 una segunda petición de antejuicuio contra Morales por presunto financiamiento electoral ilegal, después de que el presidente lograse mantener la inmunidad tras una solicitud previa.

La coalición formada por la Fiscalía y la CICIG ya dio la batalla con el anterior gobierno. Otto Pérez Molina tuvo que dimitir el 2 de septiembre de 2015, cuatro días antes de las elecciones presidenciales, por un escándalo de defraudación aduanera. Él, su antigua vicepresidenta y otros ex altos cargos están siendo juzgados por ello.

  • El Dato: Hace un año, Morales se enfrentó a Iván Velásquez, a quien amenazó con expulsar del país, después de que la CICIG pidió desaforarlo por anomalías en su campaña.

Aquí huele a golpe de Estado: excanciller

El exministro de Exteriores guatemalteco, Edgar Gutiérrez, considera que el actual escenario político ronda el golpe de Estado, aunque sin llegar a extremos tan burdos como lo hiciera el expresidente Jorge Serrano en 1993.

“Jimmy Morales cae en desacato de una orden del Constitucional, lo cual coloca al mandatario en el terreno de la ilegalidad y abre una crisis institucional mucho más profunda que la del último viernes (cuando Morales anunció que no renovaría el mandato de la CICIG)”, asegura.

“Lo que Jimmy y sus asesores pretenden es domesticar al Constitucional, que es su piedra en el zapato, para que avale todos los actos de impunidad de Morales y su equipo”, añade.

Para el internacionalista, Guatemala afronta un escenario de ingobernabilidad: “La gente empezará a movilizarse con niveles crecientes de indignación, mientras el país enfrentará el aislamiento internacional”.

En la actual coyuntura, dice, a Morales le serán insuficientes los apoyos logrados en Washington y el de los grupos ultraconservadores en Guatemala.

En tanto, el defensor del Pueblo en Guatemala, Jordán Rodas, señaló que expulsar al comisionado contra la Impunidad tiene toda la impronta de una obsesión del presidente hacia Iván Velásquez, quien goza de todas las preeminencias del cuerpo diplomático.

“Se siente perjudicado por las investigaciones de la CICIG”, concluyó el funcionario guatemalteco.

Compartir