• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Foto: Especial
Foto: Especial

El gobierno estadounidense abrió una nueva indagatoria contra los hijastros del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, por el presunto desvío de mil 200 millones de dólares de la petrolera estatal, Petróleos de Venezuela.

Luego de que el banquero Matthuas Krull, identificado como contador de funcionarios de alto nivel, admitió participar en una red para lavar 200 millones de dólares, que formaban parte de los recursos robados a la petrolera PDVSA, en la cual están implicados “Los Chamos”, quienes podrían ser Yoswal, Yosser y Walter Flores, los hijos de la primera dama, Cilia Flores.

La indagatoria adquirió fuerza esta semana después de que se imputara al empresario para actuar contra Maduro o gente cercana, luego de que el mandatario ha librado varias acusaciones de corrupción que han resultado en cargos contra altos funcionarios venezolanos.

De acuerdo con el Departamento de Seguridad Nacional, los conspiradores organizaron un plan de préstamos falsos para malversar fondos.

En medio de la negociación para que Krull se declarara culpable por el desvío de recursos, que presuntamente terminaron en un inmueble de lujo de Florida, apareció la referencia a los hijastros de un funcionario venezolano.

Hasta el momento Yoswal, Yosser y Walter Flores no se han pronunciado en torno a la nueva indagatoria en su contra.

Cabe destacar que uno de los sobrinos de la primera dama fue vicepresidente de finanzas de PDVSA en la época en que el préstamo fue pagado a una empresa fantasma llamada Eaton.

Las edades de los hijos de Cilia Flores oscilan entre los 28 y los 39 años. Dos de ellos, Yoswal y Yosser, se han mantenido fuera de los reflectores y nunca han ocupado un puesto público. En tanto, el alcalde Walter fue nombrado en 2014 por Maduro para que encabezara una fundación de programas de asistencia a los pobres financiados por el gobierno. Fue reemplazado 18 meses después.