• Tamaño de fuente: A  A  A  A  

En medio de persistentes cuestionamientos por manejos irregulares e ineficiencias en los servicios de Salud en Jalisco, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó que el gobierno estatal pagó con recursos del Seguro Popular medicamentos a sobreprecio, ocasionando un daño a las finanzas públicas por más de 102 millones de pesos y no justificó el pago de otros cinco millones de pesos.

  • El dato: Al 31 de diciembre de 2017, el gobierno del estado había ejercido 95.4 por ciento de los recursos federales transferidos; al 30 de abril de 2018, el ciento por ciento.

También detectó erogaciones por más de 10 millones de pesos a 213 trabajadores que tenían licencias sin goce de sueldo o habían causado baja temporal o definitiva.

En el caso de los medicamentos comprados a precios inflados, el expediente número 2017-A-14000-15-1013-2018 1013-DS-GF, incluido en el más reciente informe de resultados de la ASF, señala que la entidad, gobernada por el priista Aristóteles Sandoval, no respetó los Lineamientos para la Adquisición de Medicamentos Asociados al Catálogo Universal de Servicios de Salud (CAUSES), del Gobierno Federal.

Con ello, precisa, causó un probable “daño a la Hacienda Pública Federal por un monto de $102,207,852 pesos (ciento dos millones, doscientos siete mil ochocientos cincuenta y dos pesos.)”.

En cuanto a la compra de medicamentos sin comprobantes, el documento indica que, también con recursos del Seguro Popular, se realizó la compra por cinco millones de pesos a una empresa con razón social Laboratorios de Biológicos y Reactivos de México, SA, respecto de la cual, “se presume un probable daño o prejuicio o ambos a la Hacienda Pública Federal por un monto de 5,000,000.00 pesos (cinco millones de pesos 00/100 m.n.)”.

En entrevista con La Razón, el comisionado Nacional de Protección Social en Salud, Antonio Chemor, afirmó que cuando se detectan anomalías en la aplicación estatal de los recursos federales, a la entidad le frenan el presupuesto en el sector, hasta que compruebe los gastos.

“Los precios los tenemos en una plataforma en internet y tenemos un convenio con el SAT; y cuando los estados quieren adquirir medicamentos, por obligación deben hacerlo a través de este sistema… así que no hay manera que lo desvíen, que gasten por arriba”, sostuvo en principio.

Sin embargo, agregó, si por alguna razón, alguien se aventura a hacer gastos fuera de los conceptos establecidos, nosotros hacemos auditorías al final del año, el 30 de abril del siguiente año; y si no tenemos la comprobación y la satisfacción de lo que establecimos, pues ya no recibe recursos federales”.

  • El dato: 213 Trabajadores con licencia se beneficiaron con erogaciones por más de 10 mdp

La otra inconsistencia detectada por la ASF, el pago a trabajadores con licencia o que ya no laboraban, quedó asentado en el número 2017-A-14000-15-1010-06-002 del pliego de observaciones de la auditoría 2017-A-14000-15-1010-2018 1010-DS-GF, el cual establece un presunto daño por 10 millones, doscientos sesenta y un mil trescientos sesenta y siete pesos 01/100 m.n.”.

El pasado 5 de junio, mediante la entrega de algunos documentos, la Secretaría de Salud del Gobierno de Jalisco intentó justificar las anomalías reportadas por la ASF; sin embargo, tras hacer la revisión de los mismos, el organismo fiscalizador determinó que éstos no eran suficientes ni pertinentes para solventar las irregularidades.

“La entidad fiscalizada remitió el oficio número SEPAF/DGAI/DAEF/0706/2018 de fecha 5 de junio de 2018… no obstante, derivado del análisis efectuado por la Unidad Auditora a la información y documentación proporcionada por el ente fiscalizado, se advierte que ésta no reúne las características necesarias de suficiencia, competencia y pertinencia que aclaren o justifiquen lo observado, por lo cual los resultados se consideran como no atendidos”, afirmó.

En la actual administración estuvo al frente de la Secretaría de Salud de Jalisco Antonio Cruces Mada, quien se separó del puesto en octubre de 2017, en medio de cuestionamientos y se vio involucrado en un escándalo más tarde, cuando fue exhibido mediante un video en una discoteca en Cancún, que lo ubicó como el cliente que más había gastado en una noche. El exfuncionario fue suplido por Alfonso Petersen Farah, quien continúa al frente de la dependencia.

A octubre de 2017, la Secretaría de Salud de Jalisco ya tenía pendiente solventar cuatro mil 700 millones de pesos, correspondientes a las cuentas públicas de 2012 a 2016, siendo la principal irregularidad detectada, el mal manejo en el gasto del Seguro Popular.