• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Foto: Autoscosmo

Pocos autos son tan representativos en nuestro mercado como el Volkswagen Jetta, que está por alcanzar su cuarta década de vida ,y para México, se ha fabricado desde siempre en la planta de la firma en Puebla, son ya siete generaciones del modelo.

La séptima edición del Jetta, que puedes adquirir desde $329,900 pesos, adopta la moderna y versátil plataforma MQB que ya utilizan prácticamente todos los modelos de motor transversal de grupo Volkswagen. Esta versión dejará los veteranos bloques L4 de 2.0 litros y L5 de 2.5 litros, en favor del ya conocido y muy aplaudido 1.4 litros TSI, que es una apuesta segura, lo encontramos con gran frecuencia en productos de Volkswagen. Pocos motores ofrecen tan buen balance entre eficiencia y capacidad de respuesta. En el caso del Jetta 2019, entrega 150 hp y 184 lb-pie de torque, colocándose en términos de par, en la parte más alta de la categoría, incorporando una caja automática Tiptronic de 6 velocidades.

Es 43 mm más largo que antes, con un total de 4,697 mm, que lo convierte en el más largo de la categoría. Al adoptar la plataforma MQB, el peso se redujo 100 kilos aproximadamente, y aun así, se ubica en la parte superior del segmento en ese aspecto, pues ahora detiene la báscula en 1,373 kilos, hablando de la versión automática. Mientras que la geometría de suspensión es de eje rígido torsional para el eje trasero, por lo que ofrece la cajuela más grande del segmento, con 510 litros.

En materia de seguridad, todas las versiones llegan con seis bolsas de aire, frenos de disco en las cuatro ruedas, ABS, ESP y en el caso de la tope de gama (Highline), suma sensor de punto ciego y cámara de reversa.

El interior resultó una grata sorpresa; el lenguaje de diseño con perfiles marcados y angulosos de la carrocerría se mantiene, con una calidad de ensamble y materiales de muy buen nivel. El tablero es de plástico suave al tacto y gracias a los insertos en tono grafito y acabado piano, así como los remates metálicos en botonería y volante, se logra una atmósfera agradable. 

En cuanto al equipamiento, destaca la pantalla táctil de 8” de muy buena resolución y brillo, que además reacciona muy rápido, con la misma velocidad a la que nos tienen acostumbrados los teléfonos de última generación. Es compatible con Apple Carplay, Android Auto e incluso, Mirrorlink. Del lado del confort encontramos climatizador automático de dos zonas, volante multifunción, quemacocos de buen tamaño con cortinilla traslucida. Por su parte, los asientos están forrados en leatherette (cuero sintético), ofrecen buena sujeción y son cómodos para viajes largos; adicionalmente, cuentan no sólo con sistema de calefacción, sino de enfriamiento también; un detalle que agradará mucho.

El Jetta MK7 se planta bien y trasmite confianza para ir a buenos ritmos; tiene ese aplomo de buen auto alemán que tanto gusta. Incluso, más allá del eje rígido torsional atrás, el ajuste de la suspensión, tanto en altura como en rigidez, es lo que define al renovado sedán de Volkswagen como un vehículo más orientado a la comodidad que a la deportividad. Adicional, el magnífico 1.4 litros TSI que tiene un amplísimo rango de par, me topé con que la caja no tiene problema para encontrar siempre un radio en donde se puede explotar adecuadamente la potencia del motor. El Jetta 2019, aun con la adopción de una caja Tiptronic de seis marchas, se siente suficientemente ágil y ofrece una respuesta rápida y divertida.

Compartir