• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
The closing if Whittier, de Frank Romero. Foto: Cortesía del MACG
The closing if Whittier, de Frank Romero. Foto: Cortesía del MACG

Los anhelos de los mexicanos en Estados Unidos, sus luchas por sus derechos civiles y la visión de los hijos de migrantes (dreamers), es parte de lo que recoge la muestra Construyendo puentes. Arte chicano/mexicano de Los Ángeles a Ciudad de México, que reúne cerca de 70 piezas de más de 30 artistas del sureste de California.

Se trata de un recorrido por 50 años de trabajo de creadores, que, a través de su arte, “derrumban los muros” que cualquier presidente o política migratoria puedan instaurar. Sus obras son un híbrido de sus raíces mexicanas y de las estadounidenses que adoptaron, como la pieza Cartolandia, de Ana Serrano, que evoca a un lugar de Los Ángeles, a través de la representación de una pequeña comunidad con casitas coloridas, que para quienes viven en la Zona Metropolitana, también puede ser Ecatepec.

Por ello, quienes asistan a la exhibición podrán encontrar en las instalaciones, pinturas y murales, los lazos que unen a México con Estados Unidos, como Bendición Para Un Mojado, de Viviana (Viva) Paredes, una instalación en la que botes contienen plantas medicinales.

“Pienso que es importante mostrar nuestro trabajo porque tenemos voz y damos la oportunidad de que la gente vea no sólo lo que piensa de nosotros, que somos cholos, es la imagen que nos han puesto, pero es decirles: “mira no somos eso, tenemos muchas identidades”, es enseñarles que somos inteligentes, creativos. No me ha pasado, pero he visto lo que le hacen a mi mamá cuando sale, hay gente que le dice cosas malas, eso me inspira más a crear mis obras”, dijo a La Razón Gabriela Ruiz Leather Papi, quien presenta una instalación con muebles que representan lo que ha tenido que enfrentar: no poder estudiar por falta de dinero.

En la exhibición que presenta el Museo de Arte Carrillo Gil, en colaboración con AltaMed Health Services, también se reflejan críticas a las políticas migratorias, muestra de ello es Park of Earthly Delights Border, de Jamex de la Torre, pieza inspirada en el Jardín de las delicias, de El Bosco, que recrea la frontera de México con Estados Unidos; por un lado, Playas de Tijuana representa el infierno con tacos de al pastor; y del otro lado de la valla fronteriza, San Diego es el paraíso.

“Los criterios que se tuvieron, fue traer, no lo más definitorio, sino lo más representativo y enriquecedor del movimiento. Desde sus inicios políticos hasta lo que viven los jóvenes artistas en sus propios vecindarios”, explicó Julián Bermúdez, curador de la exposición.

Justo una de las piezas clave de este movimiento es la obra de Frank Romero, The Closing if Whittier, una pintura que hace alusión a los bloqueos que se hacían en aquella época para impedir que los chicanos transitaran en el bulevard Whittier del Este de Los Ángeles porque representaban un peligro. Y es que los viernes y sábados acostumbran pasear en sus lowriders (autos con modificaciones personalizadas).   

Las piezas que se exhiben forman parte de la colección de Cástulo de la Rocha, chihuahuense director de AltaMed Health Services. Se hizo de este acervo gracias al movimiento chicano en el que participó en 1967.

“En estas pinturas vi las aspiraciones de nuestras comunidades”, detalló De la Rocha.

Construyendo puentes

  • Hasta el 25 de noviembre
  • Horario: Martes a domingo de 10 a 18 horas
  • Dónde: Museo de Arte Carrillo Gil

Compartir