• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Foto: Especial

El alza que se ha presentado, principalmente en los costos de los energéticos, causó que la meta de inflación propuesta por el Banco de México (Banxico) de 3.0 por ciento a lo largo de 2019, se extendiera hasta el primer semestre de 2020; al mismo tiempo, señaló que habrá una reducción en el estimado del crecimiento de éste y el próximo año, al pasarlo de entre 2.0 y 3.0 por ciento, a entre 2.0 y 2.6 por ciento; y de entre 2.2 y 3.2 por ciento a entre 1.8 y 2.8 por ciento, respectivamente.

Al dar a conocer su reporte del primer semestre del año, el gobernador del órgano central, Alejandro Díaz de León, mencionó que después del repunte inesperado en la tendencia a la baja que presentaba el Índice Nacional de Precios al Consumidor a principios del año, se observó un mayor crecimiento de la inflación no subyacente, lo cual hizo que se ajustara la meta.

“Se prevé que la inflación general se aproxime durante el resto del año y en 2019 hacia el objetivo de 3.0 por ciento, ubicándose durante el primer semestre de 2020 alrededor de dicho objetivo. La revisión al alza se explica por una mayor contribución, esperada por parte de los energéticos”, comentó el directivo.

Entre los factores que podrían contribuir para que esa meta se siga extendiendo, es que el peso se vea presionado por mayores tasas de interés que fortalezcan al dólar, así como que se adopten medidas comerciales proteccionistas, principalmente por parte de Estados Unidos.

Gráfico: La Razón de México

Es importante recordar que, en otras reuniones, el Banco Central había señalado que la meta de llegar a un nivel de inflación de 3.0 por ciento +/- 1.0 por ciento, sería a finales de 2018, para después cambiarlo a lo largo del próximo año, hasta llegar a la determinación actual.

Sin embargo, el gobernador aseguró que lo anterior estará a expensas de que el mercado de los energéticos no presente tanta volatilidad, como sucede actualmente, y que ha generado una gran presión en las últimas quincenas al INPC.

“Los incrementos se relacionan con el aumento en los precios del petróleo a nivel mundial, lo cual ha impulsado un mayor precio de gasolinas en Estados Unidos, país de donde provienen las gasolinas que se consumen en México”, explicó.

En julio, el INPC tuvo una variación de 4.81 por ciento a tasa anual, el más alto desde marzo de este año, cuando el índice registró una variación de 5.04 por ciento.

En cuanto al ajuste del crecimiento del PIB, la institución atribuye el cambio, en principio, a la contracción de 0.2 por ciento de la economía en el segundo trimestre del año, la cual fue causada a una baja en las actividades agropecuarias y en las industriales; aunado a una desaceleración en el dinamismo de la inversión y a un cierto debilitamiento de las exportaciones manufactureras.

ACUERDO CON EU REACTIVARÁ INVERSIÓN Y CRECIMIENTO Por otra parte, el organismo central señaló que el acuerdo comercial que se anunció el lunes pasado entre México y Estados Unidos, podrá ayudar a reducir la incertidumbre y a construir un entorno más propicio para la inversión.

“Tenemos mucho optimismo en que este acuerdo y este entendimiento para modernizar la relación comercial, pudiera extenderse y concretarse en las siguientes semanas o meses, y sería un elemento de incertidumbre, que disminuiría y podría contribuir a que se reactivara en particular la inversión y el crecimiento”, comentó.

Gráfico: La Razón de México