• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Sergio Ramos domina el balón en una práctica de España en suelo ruso. Foto: AP

Este domingo la selección española buscará su pase a los cuartos de final de la Copa del Mundo, en el Estadio Olímpico Luzhnikí, ante el local, Rusia; una de las series de octavos de final que luce menos pareja, en la teoría, pero en la que la Furia intentará acabar con una maldición que la persigue cada vez que se topa con el anfitrión en un Mundial.

El dato:

  • El pasado 17 de noviembre, España y Rusia igualaron 3-3 en un duelo de preparación celebrado en San Petersburgo.

En tres ocasiones la escuadra ibérica se ha enfrentado al país sede en el torneo de futbol más importante del orbe, mismas en las que sucumbió. La primera de ellas fue en los cuartos de final de Italia 1934, certamen en el que tras derrotar 3-1 a Brasil, España buscaba su pase a las semifinales ante los azzurri. El duelo celebrado el 31 de mayo de aquel año, en Florencia, terminó empatado a un gol, por lo que al día siguiente se jugó un partido de desempate, mismo que ganó La Nazionale por 1-0, gracias a un polémico tanto de Giuseppe Meazza, además de que a España se le anularon dos dianas.

La segunda vez que el destino quiso que el conjunto español se midiera con el local fue en Brasil 1950. Aquella edición fue la única, hasta la fecha, en la que no hubo semifinales como tal, debido a que el primer lugar de cada uno de los cuatro grupos de la primera ronda avanzó a una segunda fase en la que los sobrevivientes se enfrentaron entre sí. En su primer duelo, los castellanos empataron 1-1 con Uruguay, pero después fueron humillados por la Canarinha por un escandaloso 6-1, mientras que en la última jornada cayeron 3-1 ante Suecia, con lo que culminaron aquel certamen en la cuarta posición.

Hace 16 años fue la ocasión más reciente que la Furia se encontró con el anfitrión. Luego de haber eliminado en serie de penaltis a Irlanda, en octavos de final, el equipo entonces dirigido por José Antonio Camacho buscaba su pase a las semifinales ante Corea del Sur, local de aquella justa junto con Japón.

El árbitro egipcio Gamal Al-Ghandour causó controversia después de anular dos goles a los españoles, que, tras el 0-0 en tiempo regular y tiempo extra, fueron derrotados en serie de penaltis por 5-3.

Sin embargo, esa mala racha de la Furia cada vez que se enfrenta al local también se extiende a las Eurocopas, certamen en el que le ocurrió en cinco ediciones.La mala racha también comenzó en Italia, donde igualó sin anotaciones ante la Azzurra en el arranque de la fase de grupos. Cuatro años más tarde, el cuadro entonces dirigido por Miguel Muñoz sucumbió ante Francia en la final por 2-0, en París.

En 1988 España fue derrotada por Alemania (2-0) en el cierre de la primera etapa, resultado que le impidió avanzar a las semifinales de dicho torneo. La cuarta oportunidad de cambiar la historia llegó en 1996, cuando en los cuartos de final cayó en tanda de penaltis frente a Inglaterra. Y en 2004 se presentó la última chance de exterminar esa malaria, pero fue imposible luego de la derrota sufrida a manos de Portugal por 1-0, marcador que le costó la temprana eliminación.   

Ante Rusia, que no es una selección top, parece la oportunidad propicia para que España acabe con esa maldición, derrote al anfitrión y con este resultado se meta a los  cuartos de final de la justa.