• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Elementos de seguridad, afuera de la casa de Fernández, ayer. Foto: AP
Elementos de seguridad, afuera de la casa de Fernández, ayer. Foto: AP

Fuerzas federales y de la Justicia argentina encontraron, en una de las propiedades de la expresidenta Cristina Fernández, una bóveda que contenía carpetas con información sobre empresarios, espías, financistas y opositores políticos, durante el tercer día de cateo aprobado por legisladores, a propósito de los cuadernos que implican a la también senadora en actos de corrupción.

Medios locales describieron el sitio, ubicado en una casa de la localidad de El Calafate, en la región de la Patagonia, como un “enigmático sector, construido en hormigón que resultó difícil de ser revisado”.

De acuerdo con la información replicada por las autoridades, quienes se abstuvieron de especificar los nombres de las personas involcuradas en las carpetas, el espacio, celosamente resguardado por la familia Kirchner, tiene 2.8 metros de ancho, 1.8 de profundidad y 2.20 metros de alto; la puerta original habría sido reemplazada por una de metal.

Tamién se detalla que en otra sección del inmueble se encontró una carta original de puño y letra, escrita por el prócer independentista argentino José de San Martín a Bernardo O’Higgins, un documento histórico resguardado por un papel conservante y un vidrio protector.

Fachada de la casa de los Kirchner en la provincia de Santa Cruz. Foto: AP
Fachada de la casa de los Kirchner en la provincia de Santa Cruz. Foto: AP

En el operativo, los agentes confiscaron una camioneta de alta gama que tenía una orden de recepción desde noviembre de 2017.

El allanamiento se suma a los ya realizados en un departamento de la exmandataria en la capital Buenos Aires y en una de sus residencias en Río Gallegos, al sur del país, por orden del juez Claudio Bonadio por el caso “Cuadernos de las coimas”.

El gobierno argentino considera que hay 7 mil millones de dólares embargados en la Justicia que se vinculan con causas de corrupción de la era kirchnerista y para recuperar parte de estos montos o poner mayores exigencias de transparencia a las empresas en su vínculo con el Estado, el presidente Mauricio Macri instruyó al Ministerio de Justicia a avanzar con medidas tendientes a exigir a las compañías, que aparecen en la causa de los cuadernos, que separen a los directivos nombrados y, a la vez, se fije una suerte de “contribución voluntaria” de devolución del dinero a las arcas.

Tras una reunión con el presidente Macri, el ministro de Justicia, Germán Garavano, detalló que habrá estándares más exigentes para las empresas que realicen contratos de obra pública con el Estado.

  • El Dato: La trama se destapó en enero por un periodista de La Nación. Comprende una caja con cuadernos, facturas, fotos y videos.
Los investigadores también aseguraron un vehículo de la expresidenta. Foto: AP
Los investigadores también aseguraron un vehículo de la expresidenta. Foto: AP

Caso modifica juego electoral de 2019

Para Diego Cabot, el periodista que inició la causa judicial de los cuadernos que ponen en evidencia sobornos millonarios durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, consideró que la investigación desató temores no sólo ante la posibilidad de que “caiga tal o cual funcionario” sino porque se reducirá el financiamiento político de Argentina para los comicios presidenciales de 2019.

“El año que viene seguramente vamos a asistir a una de las campañas electorales más magras de la historia, porque empresarios y funcionarios se van a cuidar mucho de los pagos y facturas”.

Ante corresponsales, opinó que el escándalo demostró la corrupción sistémica que hay desde hace décadas y que perfeccionaron los Kirchner.

“Siempre hubo una relación difusa y sospechada entre el Estado y sus proveedores. Esa cuestión controversial generó dinero que volvía a funcionarios, esto todos lo sabíamos. El país funcionó con un financiamiento paralelo de la política”, señaló.

Compartir