• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Aspecto de las obras de la Terminal Aérea del NAIM. Foto: Especial
Aspecto de las obras de la Terminal Aérea del NAIM. Foto: Especial

Aun cuando el Instituto Mexicano de Competitividad (IMCO) dio a conocer que 29 por ciento de los procedimientos de compra pública del proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) no fueron asignados a través de un criterio real de competencia, aseguró que cancelar el proyecto sería como darle un “balazo en el pie” a la economía mexicana.

Al presentar el documento “Nuevo Aeropuerto Internacional de México, un Proyecto Indispensable: Riesgos y Oportunidades”, el director del organismo Juan Pardinas, indicó que se observó que no existe control y justificación en las adjudicaciones directas de contratos; ademas de que los requerimientos administrativos y legales frenan la competencia.

“Si la dependencia compradora adjudica un contrato al proveedor con la única propuesta solvente, hay riesgo de una simulación de competencia. El 29 por ciento de los procedimientos de compra pública carecen de verdadera competencia”, especificó Pardinas.

Lo anterior, señaló, se concluye luego de que revisó las tres etapas de contratación de obra pública, para evaluar los puntos críticos de riesgos de corrupción.

Para ello, se analizaron 16 puntos críticos en 320 procedimientos de contratación, los cuales representan el 73 por ciento de los contratos adjudicados por el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), al 1 de abril de 2018 y el 81 por ciento del monto actualmente comprometido en el proyecto.

Gráfico: La Razón de México

Sin embargo, resaltó que estas irregularidades detectadas se deben revisar y en su caso corregir, para darle transparencia al proyecto del NAIM y poder continuar con éste, y que es el más rentable.

Detalló  que el monto de los 58 contratos de licitaciones públicas que revisaron suman 117 mil 570 millones 499 mil 076 pesos y representan el 90 por ciento de los 320 que fueron analizados por el Imco;  mientras que los de adjudicación directa fueron 157 los que se observaron por tres mil 825 millones 039 mil 024 pesos y son el tres por ciento del total.

Lo que refleja que sólo el 19 por ciento de los procedimientos que no se asignaron mediante licitación pública, cuenta con una justificación legal adecuada.

Otros aspectos que observaron como posibles riesgos de corrupción, precisó, son los 25 procedimientos que representan un monto de tres mil 036 millones de pesos, que tuvieron menos de cuatro días para preparar sus propuestas de licitación.

Gráfico: La Razón de México

Así también, 24 procedimientos que suman un monto de 424 millones 955 mil 803 pesos, tuvieron menos de 10 días entre la publicación de la convocatoria y la entrega de las propuestas; 12 de las 21 categorías únicas establecidas por la Secretaría de Hacienda, nunca utilizaron un procedimiento competitivo.

El Imco observó otros riesgos, como que el proyecto nunca fue contemplado como tal dentro del Plan Nacional de Desarrollo, ni en el Plan Nacional de Infraestructura, ni en los subsecuentes programas a nivel sectorial y regional; incluso cuando se ha anunciado como uno de los proyectos más importantes de la administración, y lo cual, sin duda termina afectando la planeación de largo plazo, que necesitan este tipo de propuestas.

SANTA LUCÍA NO, TEXCOCO SÍ. Sobre el tema de continuar o no con la construcción de la terminal de Texcoco; Pardinas refirió que realizar el nuevo aeropuerto en Santa Lucía es más una opción de falso dilema o de realidad política, que algo sustentado en hechos, por lo que la realización de la consulta para determinar la viabilidad de alguno de los dos, terminaría afectando la economía mexicana.

Mencionó que, si bien el hecho de que el NAIM tenga enormes complejidades de ingeniería, potenciales inundaciones o hundimientos de suelo, la idea de Santa Lucía significaría afectaciones en materia operativa y económica.

En este sentido, recordó que como bien lo mencionó hace unos días la calificadora de riesgo Moody’s, una inminente cancelación de la obra terminaría por afectar los efectos crediticios del país.

  • El Dato: Moody’s  advierte que cancelar las obras del NAIM, México entraría en un entorno de volatilidad económica.