Les Luthiers mezcla humor e ironía para olvidar sus penas

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Una moza va a lavar la ropa a un arroyuelo; más tarde en un mercado compra una oveja, y ésta se le escapa al llegar al bosque. Un altivo jinete aparece en su camino, y el resto de la historia resulta confuso, pues a uno de los intérpretes se le caen los papeles y no consigue cantar correctamente y en orden el final de la obra. Este madrigal ejecutado de una manera maravillosa bien podrá ser parte de una presentación “culta”. Sin embargo, el público llorará de la risa y se agarrará el estómago al escuchar la historia de la joven moza.

Lo anterior es tan sólo uno de los temas que la agrupación argentina Les Luthiers incluye en su más reciente espectáculo, Chist!, que da también nombre a su gira internacional y que llega a México con tres funciones los días 7, 8 y 9 de abril en el Auditorio Nacional.

Con una trayectoria que inició en la década de los sesenta, el grupo no ha dejado de trabajar, aún con las vicisitudes de la vida, incluso, la muerte. El año pasado, en agosto, falleció uno de los fundadores del grupo, el queridísimo Daniel Rabinovich, “y ante eso optamos por seguir trabajando. Somos una familia de luto, murió uno de nuestros hermanos, pero hacemos lo que nos gusta y creo que Daniel hubiera querido eso, seguir divirtiéndonos con esto que hacemos y disfrutamos”, comentó otro de los fundadores, Marcos Mundstock.

Usualmente el narrador de las historias que desarrollan en el escenario, Mundstock conserva su voz grave y esa presencia tan elegante que dentro del contexto del humor causa más risa. “Pero no me viste antes, estaba mejor”, bromea.

Explicó que no se consideran precursores de nada, “nuestro nombre es eso, un artesano que construye instrumentos, pero ya antes otras personas hacían eso, inventaron artefactos con cosas que no fueron pensadas como instrumentos”.

Les Luthiers tiene más de 40 instrumentos creados a partir de artefactos “como duchas, bicicletas, tubos. Tenemos, por ejemplo, el Campanófono, hecho de tubos metálicos percutidos por martillos”.

A punto de cumplir 50 años de trayectoria (el próximo 4 de septiembre de 2017), Les Luthiers se caracteriza por su humor inteligente y su calidad en la interpretación de los instrumentos, tanto formales como informales. “El humor es sanador, es curativo. Y siempre hemos tratado de hacer un humor refinado que no se encuentra todos los días y mucho menos en la realidad”.

Aún cuando sus letras con mucho humor retratan los acontecimientos políticos y sociales del mundo, sin hacer mención específica de nada, los integrantes del grupo afirman que “no hacemos espectáculos para transmitir ningún mensaje. En toda nuestra carrera hemos hecho obras sin alusión específica a un dato temporal y mucho menos político, no es nuestra intención hacer política. Nos han pasado cosas sorprendentes, el mundo ha cambiado varias veces y estamos tan afuera de ello, que preferimos seguir siendo humoristas”.

Sin embargo tienen el número La comisión, que “es la historia de dos políticos corruptos que van a ver a un músico para modificar el himno nacional según sus espurias conveniencias. Se escribió hace 20 años y miren, sigue vigente”.

En Chist!, Les Luthiers presenta una selección de obras de sus diferentes épocas, “cosas que nos gustan mucho. Queremos disfrutar con ustedes y con la intención de hacer un espectáculo muy armónico”. Es así que el público podrá disfrutar “géneros” como ópera, madrigal, canción ecológica, rapsodia gastronómica, un trío pecaminoso, R.I.P. al rap y un cántico enclaustrado, entre otras, con la seguridad de que van a reír hasta el final.