• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Marko Cortés, el pasado 11 de agosto, en el Consejo Nacional del PAN. Foto: Cuartoscuro
Marko Cortés, el pasado 11 de agosto, en el Consejo Nacional del PAN. Foto: Cuartoscuro

La cita de Marko Cortés en el salón Carlos Castillo del Palacio Legislativo de San Lázaro exhibió la crisis que padece al interior el Partido Acción Nacional (PAN). El lugar, con capacidad de menos de un centenar de personas, tardó más de una hora en llenarse para la despedida del aspirante a dirigir el blanquiazul.

Cortés, el joven michoacano y coordinador de los 107 diputados que acabarán su legislatura el próximo 1 de septiembre, aprovechó para destaparse como candidato, basado en la unidad y alertó de los riesgos de sostener una contienda empuñando espadas.

“Buscaré una sola voz de los panistas. Seremos una seria oposición con 12 gobernadores, diputados y senadores, juntos con las mejores propuestas… si queremos ir a un proceso interno con las espadas desenvainadas, va a haber muchos heridos y mucha sangre”, afirmó.

A la despedida que él se organizó llegó acompañado sólo de una de las personas de su confianza, Felipe González, quien es su gurú al momento de enfrentar la prensa y suele decirle cuándo es prudente o no responder.

Sonriente, compartió la mesa con reporteros. El menú de mixiotes, arroz y sopa azteca que probaron los asistentes, permitió desahogar la zozobra del mensaje que daría.

Algunas de las voces durante la comida se referían al proceso interno y sobre la fracción que supuestamente encabeza la exaspirante presidencial, Margarita Zavala, para fundar un nuevo partido y sobre el balance del PAN para el nuevo periodo legislativo.

Sin visitas destacables inició la conferencia con dos horas de retraso, tiempo en el que ningún líder de Acción Nacional, de los que se arropó Anaya en la contienda presidencial, llegó para acompañarlo en su destape.

Si queremos ir a un proceso interno con las espadas desenvainadas, va a haber muchos heridos y mucha sangre”

Marko Cortés

Coordinador del PAN en San Lázaro

La ahora promesa del grupo de Anaya para encabezar el partido, dio muestra del mismo discurso que usó en días anteriores, al volver a declarar que se debe ir al proceso con la “espada envainada”.

Dichos que criticó el senador Jorge Lavalle, uno de los disidentes de la candidatura de Anaya, de Marko por ser “uno del mismo grupo que tomaron decisiones equivocadas en el partido”.

Lavalle, al preguntarle por la ausencia de líderes en el inicio del cambio de presidente panista, reiteró que la soledad en la que llegó y se retiró “es el reflejo de lo que pasa en el PAN”, pues la condición en la que realizó su despedida por sus tres años de coordinador y se destapó, “exhibe” la situación del PAN.

Marko Cortés, quien inició sonriente y positivo para el proceso en el que buscará la firma de 28 mil militantes, no realizó ninguna critica contra Anaya. Se limitó a decir que habló con él una semana después de las elecciones y que el queretano le dijo que se dedicaría a la academia.

Sin dar más detalles, sentenció su conferencia pensativo, incluso tomando agua frente a preguntas que le parecían incómodas. En ese momento ni Felipe acompañó su soledad, ni llegó algún líder para alzarle el brazo.

  • El Dato: Tras la derrota de Ricardo Anaya en la elección presidencial, grupos al interior del partido demandaron con urgencia la renovación de su dirigencia.