PGJDF rastreó 10 días a lenón más buscado

Fotos: Twitter

Foto Especial


Agentes de la Policía de Investigación del Distrito Federal tardaron sólo diez días en la localización y detención de Noé Quetzal Méndez Guzmán, el proxeneta más buscados por el Buró Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés).

El pasado 13 de julio al ser ubicado en el municipio de Tenancingo, Tlaxcala, este sujeto de 38 años intentó huir, lo que provocó una persecución que concluyó un kilómetro adelante en los límites con Puebla.

De acuerdo con los registros oficiales, la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal tomó conocimiento del caso el 3 de julio pasado cuando recibió una llamada anónima, en la que se reportó el caso de una mujer que era prostituida contra su voluntad en la calle de Sullivan, colonia San Rafael, en la ciudad de México.

Cuatro días después una persona acudió a la dependencia capitalina a ratificar la acusación y señaló a Méndez Guzmán como responsable.

Enseguida agentes de la Procuraduría capitalina tendieron los lazos de colaboración con autoridades de Tlaxcala, Puebla y Estados Unidos.

Fue así que se descubrió que —además de ser buscado por el FBI por corrupción de menores— Méndez Guzmán contaba ya con dos órdenes de aprehensión en Baja California y Nayarit por delitos de trata de personas.

El 13 de julio agentes de la Policía de Investigación y personal de la Fiscalía de Delitos Sexuales, lo ubicaron en un domicilio de la calle 5 de Mayo, en Tenancingo, Tlaxcala, donde además fue rescatada Elizabeth, una mujer de 23 años a la que Noé Quetzal raptó en Jalisco y obligó a prostituirse durante siete años, así como unas gemelas, producto de la violación a una de sus víctimas.

Se solicitó medida cautelar de arraigo, la cual fue liberada por el Juez 42 Penal del Distrito Federal, por 30 días naturales, encontrándose actualmente en el interior del Centro de Arraigo de esta Institución.