• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Decenas de manifestantes, ayer, en el primer foro por la paz, en Ciudad Juárez. Foto: AP
Decenas de manifestantes, ayer, en el primer foro por la paz, en Ciudad Juárez. Foto: AP

José Luis Castillo es uno de los familiares de desaparecidos que interrumpió el discurso de inauguración de los foros por la paz en Ciudad Juárez. Previo a la participación de López Obrador, durante el mensaje  del gobernador de Chihuahua, Javier Corral, se levantó para exigir justicia por su hija Esmeralda, a quien no ve desde 2009.

“Yo trabajaba pintando las líneas amarillas de las banquetas y con el solazo me dio una insolación. Cuando llegué a mi casa mi hija fue quien me atendió y me ayudó con el medicamento. Ese día faltó a la escuela, era 18 de mayo; al día siguiente me sentía mejor, entonces le dije que se fuera a la escuela, ella no quería irse para no dejarme solo, pero insistí. Fue la última vez que la ví”, narró a La Razón con un nudo en la garganta.

Desde entonces, la vida de José Luis gira en torno a la búsqueda de Esmeralda. Afirma que Javier Corral lo dejó en el olvido.

“El gobierno de Chihuahua ha sido omiso, incluso cuando he ido a ver cómo va la investigación, me dicen: ‘ya, señor, ya casi pasaron 10 años, ya deje de venir’, señaló.

Situación similar vive Erendirani Tiyari, quien acompañada de la gobernadora de la comunidad rarámuri en Chihuahua, Rosalinda Guadalajara, relata que su sobrino fue “raptado” por el crimen organizado.

“Hace dos años los narcotraficantes se llevaron a algunos jóvenes de 11 años para arriba; entre ellos, mi sobrino José. No sabemos si está trabajando o ya nos lo mataron”

Erendirani aseguró que el gobierno del panista también fue omiso ante su denuncia: “Acudimos con el gobernador y no nos atendió. Fuimos a denunciar y nos dijeron que necesitan pruebas, pero somos indígenas, no sabemos quiénes son los que se llevaron a mi sobrino ni dónde trabajan, sólo pude decirles que se lo llevaron unas personas y pues me dijeron que así no”, apuntó.

Karla Gómez es otro caso. Ella no ha perdido familiares, pero está comprometida en la lucha contra los feminicidios. Contó que ha sido testigo de varios “levantones”.

“Vemos diariamente cómo los policías municipales y estatales suben a las menores a las camionetas; Ciudad Juárez es una de las que registran más feminicidios, y, según nuestras investigaciones, son niñas que secuestran y que son usadas como pagos para información y protección”, afirmó.

Este martes, José Luis, Erendirani, Karla y otros familiares de víctimas de la violencia encararon al gobernador Corral para exigirle redoblar el esfuerzo en la búsqueda de las personas desaparecidas en la región.

En la inauguración del foro por la pacificación y reconciliación nacional, el grupo, conformado por unas 20 personas, ingresó al teatro Gracia Pasquel, de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, para entregar un pliego petitorio que incluye retomar la búsqueda de sus familiares, atender la inseguridad en localidades indígenas y la no discriminación, entre otras solicitudes.

“Muchas de las familias rarámuris vivimos con el temor de que lleguen los criminales y se lleven a nuestra gente. Por ese temor se está dando la inmigración hacia otras ciudades y a veces yo me pongo a pensar hasta dónde piensan llegar, qué quieren hacer con el indígena, nos quieren empujar para que el día de mañana ya no haya ningún rarámuri”, señaló Eréndirani tras entregar la carta.

Mientras que José Luis concluye: “ojalá que nos hagan caso de verdad, porque ya pasó el PRI, ya pasó el PAN, y nada. Yo aún tengo la esperanza de encontrar a mi niña. Siempre retumban en mi mente esas palabras que le dije: ‘váyase a la escuela, mija, váyase porque usted tiene que estudiar para triunfar en la vida’, me siento tan culpable”.

Claman justicia

Deudos y activistas se pronuncian en la visita de López Obrador.

  • Erendirani Tiyari de la comunidad rarámuri: “Desde hace años lo narcotraficantes nos despojan de las tierras, pero hace dos años vinieron y se llevaron a algunos jóvenes a partir de 11 años para arriba; entre ellos, mi sobrino José. No sabemos si está trabajando o ya nos lo mataron”
  • Karla Gómez, activista: “Ciudad Juárez es una de las que registran más feminicidios y, según nuestras investigaciones, son niñas que secuestran y que son usadas como pagos para información y protección”
  • José Luis Castillo, padre de la desaparecida: “Aún tengo la esperanza de encontrar a mi niña. Siempre retumban en mi mente esas palabras que le dije: ‘váyase a la escuela, mija, porque usted tiene que estudiar para triunfar en la vida’, me siento tan culpable”.

am