Por $300 convierten a espectadores en migrantes con realidad virtual

Llega a México Carne y Arena

“Todos estamos hechos de carbón, oxigeno y agua. Todos tenemos la misma carne y sangre, sólo juagamos diferentes roles, pero todos tenemos el mismo corazón”. González Iñárritu Cineasta

Caminar descalzo sobre la arena dentro de un cuarto frío usando un visor VR, unos auriculares y una mochila. Estar inmerso en el nocturno desierto de Sonara. Ser un migrante más.

Carne y Arena (Virtualmente presente, físicamente invisible) instalación del cineasta Alejandro G. Iñárritu ofrece a los visitantes una singular experiencia en torno a la migración.

A través de sensores que producen una realidad virtual el espectador puede experimentar en carne propia cómo se siente ser perseguido por la patrulla fronteriza. Durante seis minutos y medio se vuelve uno de los llamados “ilegales”.

La instalación, que estará abierta al público a partir del 18 de septiembre en el Centro Cultural Tlatelolco y cuyos boletos se adquirirán exclusivamente por Internet, utilizó tecnología de punta y provoca un reflexión del éxodo que viven millones de migrantes al intentar cruzar el desierto para llegar a los Estados Unidos en busca de una vida mejor.

Al final el visitante se da cuenta de que todas las personas poseen un corazón similar.
En conferencia de prensa el cineasta mexicano —acompañado del Jefe De Gobierno Miguel Mancera; el rector de la UNAM, Enrique Grauce; Alejandro Ramírez, director de Cinépolis y Ricardo Raphael, titular del Centro Cultural Universitario Tlatelolco—, aseguró que el proyecto nació hace más de cuatro años con la intención de crear una realidad humana de la crisis mundial de los migrantes. En colaboración con el cinefotógrafo Emmanuel Lubeski, creó una obra artística y tecnológica que busca borrar la frontera entre los personajes y el espectador.

“La virtualidad es todo lo que no es el cine, ese pequeño orificio por donde los cineastas ofrecemos un porcentaje de la realidad y de forma pasiva, la realidad virtual es una herramienta multidimensional donde participas y en la que se rompe el encuadre del cine bidimensional”, comentó el director de Birdman y El renacido, quien durante cinco años documentó las historias de decenas de personas que le confiaron su testimonio y que utilizó para crear los detalles de esta “instalación artística”, como él la califica.

Una de las novedades de Carne y Arena, fue romper con el espacio en negro que se encuentra al límite de la información en este tipo de tecnologías, pues cuando el espectador cruza el cuerpo de un personaje se topa con un corazón de carne latiendo dentro de él.

Por otro lado, Miguel Mancera anunció que a partir de mañana se instalará en la Ciudad de México un fondo de 20 millones de pesos pra apoyar a los dreamers que fueron afectados por la cancelación del DACA.

“La Ciudad de México a partir de mañana instalará un fondo de 20 millones en apoyo a los jóvenes que pudieran regresar a la ciudad”, consignó el mandatario capitalino.

Mancera compartió su experiencia dentro de la instalación de Iñárritu, la cual calificó de “envolvente”.

“Estas caminando con los migrantes, con los pies descalzos, es un efecto envolvente que te transporta al lugar y puedes sentir el miedo”, comentó.