• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
El exgobernador de Baja California, entrevistado el pasado 8 de agosto.

El expresidente de la República, Felipe Calderón, ya no representa ningún riesgo para apoderarse del PAN, ya que su representatividad en la vida del albiazul se está diluyendo, aseguró el senador y exgobernador de Baja California, Ernesto Ruffo Appel.

“Calderón ya no es parte del PAN, políticamente hablando; sigue teniendo atención y reflectores porque fue Presidente de la República. En la asamblea que se realizó este sábado del Consejo Nacional no se atisbó siquiera la presencia de alguien que estuviera profesando intereses de Calderón”, dijo el legislador panista en entrevista con La Razón.

Y agregó que la expulsión del exmandatario “ya no es un tema que nos interese mucho, porque políticamente, insisto, Calderón ya no tiene fuerza al interior del PAN”.

Sostuvo que los casos de varios panistas, entre los que destaca el del exmandatario, se encuentran en manos de los integrantes de la Comisión de Orden y Disciplina Intrapartidista, encabezada por Carlos Castaños.

  • El dato: El expresidente Calderón no asistió a la sesión del Consejo Nacional del PAN, donde se hizo una reflexión sobre la derrota electoral del pasado 1 de julio.

“Los casos de ellos ya están en la comisión, ya se verá más adelante si procedieron o no esas expulsiones”, dijo.

Considerado como uno de los integrantes del grupo anayista, Ruffo Appel rechazó ser parte de “un grupito, porque antes que nada, soy un panista hecho y derecho”.

Y es que argumentó que si aceptó ser parte del Comité Ejecutivo Nacional cuando el excandidato presidencial Ricardo Anaya encabezó este instituto político, fue para coadyuvar a frenar las intenciones de los calderonistas para tomar el timón del albiazul.

“Yo acepté participar en este Comité Ejecutivo Nacional porque estaba atestiguando como senador, el daño que nos estaba haciendo Felipe Calderón en la Cámara alta, a través de sus allegados, Ernesto Cordero y Roberto Gil Zuarth. Sabía que lo que querían era dominar al partido, pero también sabía con claridad que Calderón y su gente había llegado a acuerdos con el PRI, y el PAN iba a caer de nueva cuenta en el PRIAN, que tanto le pesó en las elecciones pasadas”, indicó.

En este sentido, dijo que “ese debate a mí me hizo ver y sentir que por lo pronto había que fortalecer al PAN, que estaba frente a los calderones, que fue el de (Gustavo) Madero y de Anaya, porque era evidente que los calderones nos estaban vendiendo con el PRI. Yo me aventé para que se salvara la marca de Acción Nacional y para que quedara libre de pactos y de compromisos”.

El legislador del albiazul se pronunció en contra de que panistas que fueron expulsados, como Ernesto Cordero, Jorge Luis Lavalle y la exdiputada federal Eufrosina Cruz, tengan cabida de nueva cuenta en este instituto político.

“Estoy convencido de que el partido tiene que ser institucional y respetar nuestros propios estatutos, por lo que deben seguirse las reglas institucionales. Los que fueron expulsados por la comisión, fue por evidentes razones de su respaldo al PRI. Entonces, no veo por qué tendrían que ser admitidos de nuevo en Acción Nacional”, manifestó el bajacaliforniano.

La reconciliación es esencial: Cortés

El diputado Marko Cortés aseguró que la reconciliación y unidad son indispensables en su partido, para que Acción Nacional sirva a México, desde la oposición, a fin de garantizar los derechos y libertades de todos los mexicanos.

“Una de las grandes lecciones del 1 de julio para los panistas es que la unidad es un elemento indispensable para que los ciudadanos confíen en nosotros; y lograrlo es una responsabilidad conjunta”, expuso.

El presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados recalcó que su partido debe encabezar nuevamente las causas de los ciudadanos, pensando siempre en el bien común.

El panista sostuvo que las prioridades de los militantes serán garantizar derechos y libertades, así como proteger las instituciones, el equilibrio de poderes y la democracia, para lo cual harán a un lado las diferencias partidistas.

Por ello, afirmó, el nuevo gobierno encontrará colaboración del PAN en todos aquellos aspectos que mejoren las condiciones de vida de las personas; pero será una oposición firme cuando se trate de defender las libertades y los derechos de los mexicanos.