• Tamaño de fuente: A  A  A  A  

¿Qué fue primero, la música o la fotografía?

La música, definitivamente.

¿Quién te dio tu primera oportunidad como fotógrafo?

No había pensado en eso… Cuando estaba en el colegio, una persona que conocía, y que era parte de una banda de rock local, me pidió que les tomara algunas fotos. Fue entonces que inicié: les gustó, y fue interesante porque ahí empecé a ganar un poco de dinero. Después llegó Syd Barret, a quien conocí originalmente en una fiesta de Navidad, antes de que Pink Floyd fuera famoso, y en 1969 le tomé algunas fotos para su álbum The Madcap Laugh en su casa, que también era mi casa. Así que, para ese momento, ya tenía un nuevo empleo. Después continué con The Rory Gallagher Band y sus guitarras de jazz; y fui conociendo a más personas. Después conocí a David Bowie en 1972, después llegó Lou Reed, llegó Roxy Music, Bob Marley, Ozzy Ousborne, The Sex Pistols… Al final, la gente me comenzó a llamar y comencé a disfrutarlo, aunque no lo hacía desde la técnica. David me presentó con otros personajes en Nueva York como Blondie. La fotografía no es un gran problema, especialmente en la música, donde no se paga mucho dinero por eso.

¿Cuál ha sido tu gran aprendizaje de estos personajes, de la música?

Una de las cosas que aprendí es a mirar la transformación de la escena de la música a partir de finales de los años sesenta, cuando se dio una importante revolución cultural. La psicodelia, por ejemplo. Eso hice: mirar y tomar fotografías de distintas cosas, pero sobre todo relacionadas con la música. Mi educación se dio a través del arte, de David o Syd, entre otros, quienes eran realmente unos artistas y músicos. Aprendí a mirar cómo abrían su mundo a través del arte y sólo comencé a tomar fotografías.

¿Qué veremos en tu exposición y cuál es tu perfil de Bowie favorito?

Aunque se exponen diversas imágenes, es en su mayoría una exhibición de David Bowie. Veremos sobre todo a Ziggy Stardust. Encontraremos a un David Bowie cotidiano: lo verás comiendo, durmiendo, en casa, paseando o en bares; también hay fotos suyas maquillándose, probándose vestuario, sentado, pensativo o reflexivo. Ese tipo de imágenes. Una parte de estas fotografías se reunieron en el libro editado por Taschen, que hicimos en 2012. Se podría pensar que todas las imágenes que están en el libro estarán en exhibición, pero no es así, aunque el libro también estará disponible.

En los tiempos de estas imágenes, Bowie hacía dos shows por día, entonces la primera función era a las seis de la tarde, por eso en algunas imágenes se aprecia una luz inusual. Además, podemos verlo con el torso desnudo y se nota que está pensando en algo que le sucedía en ese momento. Después, hay otra imagen que me llama la atención, que le tomé en su casa, en el año de 1972. Fue cuando me dijo: “Mick, fotografíame como yo me veo a mí mismo”, que son las fotos donde él está frente al espejo y se pueden ver los árboles y delante suyo hay un plato con plátanos. Me di cuenta, como verás, que en un montón de mis imágenes, en especial en los backstages, hay muchos plátanos rodeándolo (ríe).

Bowie dijo entonces que tú podías verlo de esa manera. ¿Cómo pudiste lograrlo?

Realmente no me lo propuse. Es un placer escucharlo pero no lo sé. Lou Reed decía lo mismo, lo que tal vez fue una coincidencia. No puedo explicarlo.

¿Cuál es tu perfil de Bowie favorito?

Mi Bowie favorito depende del día y la hora en que responda esta pregunta. A veces son las fotografías en blanco y negro, y una en particular que tomé en 1973, en Inglaterra, creo que estábamos en Escocia, cuando esa luz cae de forma tan particular desde la ventana.

Hay una que me llama gusta mucho, es una imagen en la que está sentado en una ventana, y su gesto es como si rezara, “Bowie Praying by Window” (Bowie rezando en la ventana), la llamé. No es que necesariamente esté rezando.

 

¿Piensas que Bowie partió de alguna referencia literaria o cultural para crear Ziggy Stardust?

Fue un conjunto de cosas. Creo que Ziggy surgió de su esposa, Angie. Ella era su mundo en ese momento. Pero David también fue inspirado por el legendario Stardust Cowboy, un outsider considerado como uno de los pioneros en el género conocido como “psychobilly” —de cualquier modo, él usó este nombre loco. David decía, en 1969, que tenía una sola frase: “Space Oddity”. Y pienso que tenía muchos elementos en sí mismo, y no necesariamente literarios. Tenía muchas referencias, era un gran amante de la literatura y la filosofía, incluyendo a Schopenahuer, Kierkergaard, y otros grandes filósofos. Su imaginación era muy poderosa. A la vez tenía también múltiples referencias y cercanía con la cultura japonesa. Estaba interesando en muchas cosas.

Latest posts by Alicia Quiñones (see all)

Compartir