• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Moody's. Foto: Especial
Moody's. Foto: Especial

Las instituciones financieras públicas de México probablemente aumenten su otorgamiento de préstamos, para apoyar el crecimiento del crédito y económico, cuando el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, entre en funciones en diciembre, señala Moody’s Investors Service en un nuevo reporte.

Además, la rentabilidad se mantendría estable, asumiendo una disminución en los elevados niveles de cobertura de cartera vencida, lo cual limitará el incremento en costos crediticios, a pesar del aumento en la mora.

“Esperamos que la nueva administración en México se apoye en los bancos públicos, para impulsar el crecimiento económico”, apunta el analista de Moody’s Georges Hatcherian. “Y dado el bajo perfil, no esperamos un deterioro importante en la calidad de activos ni en el capital, a menos de que el crecimiento de crédito se acelere muy rápidamente”.

Dicho lo anterior, el impacto para cada institución financiera será variable, en línea con sus respectivos perfiles de riesgo financiero y de activos, mismos que dependen de su misión.   

Entre 2012 y 2017, los préstamos a estos bancos estatales se expandieron en un promedio de aproximadamente 11 por ciento anual, para apoyar el el objetivo del gobierno de aumentar la profundidad financiera. Si éstas aumentan los préstamos, podrían dañar la calidad de los activos y, por lo tanto, la rentabilidad.

Aún así, los prestamistas estatales no plantearán una competencia amenaza a los bancos privados, ya que sus negocios son generalmente complementarios.

Compartir