• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
El presidente de la CEM, Francisco Robles Ortega, en imagen de archivo. Foto: Especial
El presidente de la CEM, Francisco Robles Ortega, en imagen de archivo. Foto: Especial

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) aceptó la invitación formal del Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, para participar en los foros de consulta para trazar la ruta hacia el Pacto de Reconciliación Nacional.

A través de un comunicado, resaltó que la Iglesia católica en México no sólo “colabora al bien común con sus enseñanzas y doctrina, sino también abriendo espacios para el encuentro, el diálogo y la construcción de paz”.

“Dichos foros de escucha son un espacio de diálogo convocados para identificar las propuestas de los diferentes sectores de la población en diversas regiones del país y que éstas se conviertan en insumos para la elaboración de políticas públicas que permitan avanzar en la superación de la violencia, la construcción de la paz y la reconciliación nacional”, indicó.

El presidente de la CEM, cardenal José Francisco Robles Ortega, encomendó a Carlos Garfias Merlos, arzobispo de Morelia y responsable de la Dimensión Episcopal de Justicia, Paz, Reconciliación, Fe y Política, para que coordine el ofrecimiento a nivel nacional,de las aportaciones y recursos pastorales, que, acerca de este tema, la Iglesia católica se ha esforzado en implementar.

“La Iglesia no sólo colabora al bien común con sus enseñanzas y doctrina, sino también abriendo espacios para el encuentro, el diálogo y la construcción de paz”

CEM

Comunicado

El secretario general de la CEM, Alfonso Miranda Guardiola, indicó que ha invitado a los obispos del país a aceptar libremente la invitación de AMLO, “para que puedan participar, ellos mismos o algún sacerdote, religioso o laico delegado, en cualquiera de los foros que estén más cercanos a su diócesis y que juntos podamos ofrecer lo que de más valioso tenemos en nuestros procesos pastorales de reconciliación y construcción de paz”.

Indicó que los foros pueden ser una ocasión propicia para compartir con audacia, paciencia y sabiduría, las riquezas del Evangelio, de manera serena y comprendiendo la pluralidad de visiones presentes en nuestro país y así colaborar todos juntos, de manera positiva, en la solución de conflictos.

Compartir