Republicano pidió a Trump no ofender a mexicanos, revela libro

El nuevo texto del periodista Bob Woodward detalla que Reince Preibus llamó en campaña al mandatario para pedirle que no se expresara así; ningún presidente del partido había tenido que lidiar con un dolor de cabeza como Trump, manifestó también el republicano 

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

El dirigente del Partido Republicano, Reince Preibus, pidió durante la campaña presidencial de 2016 a Donald Trump no referirse a los mexicanos con ofensas, para evitar efectos entre votantes hispanos, revela el reciente libro del periodista Bob Woodward.

“Priebus le llamó y le dijo: ‘No puedes hablar así. Hemos estado trabajando muy duro para ganarnos a los hispanos’”, relató Woodward en su libro “Miedo: Trump en la Casa Blanca”.

Pero “Trump no le bajó al tono, y atacaría a cualquiera que lo atacara a él. Ningún presidente del partido había tenido que lidiar con un dolor de cabeza como Trump”, remata Woodard.

Durante el acto de lanzamiento de su campaña presidencial, celebrado el 16 de junio de 2015 en la Torre Trump de Nueva York, el empresario inmobiliario comparó a los mexicanos con violadores y traficantes de drogas, un tema que sería recurrente en su búsqueda presidencial.

El libro, cuya primera edición tuvo un tiraje de un millón de copias, describe a la Casa Blanca como un lugar en caos y sin control. En lo personal Trump fue descrito como un “idiota” por su propio jefe de Gabinete, John Kelly, quien ha negado la versión.

Algunos de los colaboradores más cercanos de Trump, como su exasesor económico Gary Cohn, llegaron incluso a tomar medidas extremas para proteger al país, como esconder documentos sensibles para que Trump no los leyera o firmara.

El libro ofrece detalles adicionales, textura y dramatismo a algunos episodios conocidos de la presidencia de Trump, como su decisión de ordenar redactar la salida de Estados Unidos del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLCAN), en la primavera de 2017.

Bajo órdenes del presidente, su asesor Rob Porter redactó una carta de notificación retirando a Estados Unidos del TLCAN. Pero él y otros asesores temían provocar una crisis económica y de relaciones exteriores, de acuerdo al recuento del libro.

A raíz de la partición presidencial, Porter decidió consultar con Gary Cohn, director del Consejo Nacional Económico (NEC) de la Casa Blanca.

De acuerdo con Woodward, Cohn respondió: “Puedo detener esto. Simplemente voy a quitar la notificación de su escritorio”. Y así lo hizo. Cohn había tomado una acción similar cuando Trump planeaba abandonar el Tratado de Libre Comercio con Corea del Sur.

Al fina, Trump no abandonó ni el tratado de libre comercio con Corea del Sur ni el TLCAN, aunque decidió que debía “elevar la retórica pública y la amenaza”.

Trump ha calificado el libro de Woodward como una obra de “ficción”, pero el periodista se mantiene detrás de lo publicado a pesar de que un puñado del primer circulo de colaboradores de Trump ha desmentido las citas que aparecen en el libro.

kl