• Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Una riña de egos entre Jonathan Orozco y Eduardo Vargas, tres penaltis a favor de Tigres, de los cuales sólo uno fue efectivo; un doblete del uruguayo Jonathan Rodríguez, eso y más fueron los condimentos de choque del cierre de la jornada cinco del presente Apertura 2018 entre Santos y los felinos, donde si bien ambos habían otorgado un triste primer tiempo, en el complemento de brindaron; los locales mantuvieron así su hegemonía que tienen sobre los universitarios, que ya suman siete años. El marcador 3-1 a favor de los actuales campeones acrecienta la rivalidad que está alimentando entre ambos clubes.

Los laguneros fungieron como locales; sin embargo, fueron los Tigres los encargados de proponer en los primeros minutos. De hecho, apenas cuando el cronómetro marcaba el 9’, los felinos ya computaban un puñado de llegadas y una oportunidad manifiesta que llegó desde los once pasos, cuando Hugo Nervo cometió una falta sobre Quiñones.

André-Pierre Gignac fue el encargado de ejecutar, pero su tiro salió descompuesto, luego de que apachurró la pelota y se fue lento y raso al costado derecho del portero Jonathan Orozco, quien frecuentemente se impone ante el galo.

Quiñones conduce el esférico; jugadores santistas lo tratan de detener, ayer.

Tras la pifia de Gignac, los dirigidos por Ferretti se mantuvieron al frente en insistencias. Por su parte, Santos echó mano de Abella, Vázquez, Osvaldito, Lozano y Jesús Isijara, quienes se encargaron de solventar el medio campo, mientras que Julio Furch y Jonathan Rodríguez fueron los que acosaron, a cuentagotas y sin tino, la cabaña del argentino Nahuel Guzmán.

  • El dato: 7 Goles suman Rodríguez y Furch, juntos, hasta la fecha 5

Hasta el 25’, que fue la pausa para la rehidratación, el cotejo fue gris, con apenas algunas insinuaciones por parte de ambas escuadras; un cotejo que era más para el bostezo que para exaltaciones.

Fue hasta el minuto 33 cuando se dio el gol que despertó a los asistentes. Brian Lozano fue el encargado de hacer la labor de sacrificio por la izquierda, por ese costado burló a un par de rivales y luego sirvió un centro que llegó justo al corazón del área chica de los forasteros, donde apareció Furch para empujar con la cabeza y convertir el primero de los de casa.

El resto del primer tiempo volvió a caer en un agujero oscuro, con un Santos Laguna que si bien ya se encontraba motivado y con mayor empuje, le faltó profundidad e idea de juego; Tigres apenas se limitó a mantener el esférico en medio campo, lejos de su portería, pero sin mayor reacción para ir por el empate.

Para la segunda mitad, Ferretti hizo algunos ajustes en su parado táctico y prescindió de los servicios de Zelarayán para darle juego a Eduardo Vargas. El club universitario ganó cuerpo en su juego y tuvo algunas aproximaciones, con un Luis Rodríguez que insistió e insistió por el costado derecho, pero no fue hasta el 51’ cuando llegó el empate, desde los once pasos. Jesús Angulo fue el que cometió una falta sobre André-Pierre, el colegiado marcó pena máxima y el recién ingresado, Vargas, fue el encargado de hacer efectivo el cobro, fuerte y al centro; el portero Orozco nada pudo hacer.

Sin embargo, poco le duró el gusto a los felinos, pues al 58’, otra vez los de casa se fueron al frente, cuando Orozco hizo un despeje desde su portería, el esférico fue desviado por Furch y la redonda le quedó a Rodríguez, quien primero controló y ante la tibia marca de los defensas, Ayala y Jorge Torres, sacó un disparo que Guzmán no pudo detener y así hizo el 2-1.

Faltaba más. Al 63’ se le presentó un tiro libre a favor de los laguneros; Rodríguez cogió el esférico, lo acomodó y apenas el árbitro pitó, sacó un tiro potente y acomodado por la izquierda de Guzmán para lograr su doblete.

Al final, la zaga santista cometió un tercer penalti, el cual fue ejecutado por Vargas pero Orozco se levantó como héroe y lo detuvo, para mantener el marcador y el orgullo.

Liga investiga balacera en partido Celaya-San Luis

El pasado sábado, en los linderos del Estadio Miguel Alemán Valdés se registró una trifulca protagonizada entre aficionados de Celaya y Atlético de San Luis, donde tuvieron que intervenir los policías para detener a los alborotadores. Luego, al concluir el cotejo, aficionados locales agredieron el camión de la porra visitante, lo que provocó una bronca en el exterior del inmueble, por lo que algunos seguidores tuvieron que ser resguardados en la cancha tras las detonaciones de salva, así como disparos al aire por parte de los elementos de la policía en aras de calmar a los fanáticos que iniciaron la gresca.

El encuentro lo ganó San Luis 0-4 sobre los Toros en la fecha 5 del ascenso. De inmediato el club condenó los actos vandálicos, mientras que la liga también dejó clara su postura y señaló que investigará los hechos hasta dar con los responsables.

“La Liga tiene como uno de sus ejes centrales el juego limpio dentro y fuera de la cancha, con el objetivo que toda la familia del futbol pueda disfrutar del espectáculo”, señalaron en un comunicado.

Compartir