Admite EU ser el mayor mercado de la droga

Los gobiernos de México y Estados Unidos explorarán nuevos esquemas de combate al narcotráfico en todos sus eslabones desde la producción, distribución y consumo de drogas.

Tras reunirse en Washington, los secretarios mexicanos de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, y de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, con homólogos estadounidenses de Seguridad y Estado, John Kelly y Rex Tillerson, coincidieron en que el tema del combate al narcotráfico les compete a ambas naciones.

El canciller Luis Videgaray dijo que en el encuentro se hizo un análisis para construir nuevas estrategias con nuevos acuerdos para combatir el modelo de negocios del crimen organizado desde una perspectiva integral y en equipo.

Ambos países tienen un largo camino que recorrer tanto en el combate a la oferta de estupefacientes como en la demanda, agregó el funcionario mexicano.

“Tenemos que superar la asignación mutua de culpas, el señalamiento recíproco y entender que toda demanda crea oferta y toda oferta crea demanda, y que si los gobiernos de México y Estados Unidos discuten quién es el responsable, quién está en falta, quién es el culpable, el único que gana es el crimen organizado que está trayendo violencia y muerte en ambos lados de la frontera”, agregó el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Durante la conferencia de prensa que ofrecieron los cuatro funcionarios, Rex Tillerson, reconoció que Estados Unidos es un imán del narcotráfico y México es quien paga la factura.

De igual forma, el funcionario estadounidense manifestó que el tema fundamental de la reunión fue el modelo de negocios de los cárteles, el combate a dichas organizaciones y el flujo de armas y drogas.

“Como estadounidenses, debemos asumir este problema, es nuestro (…).
Como estadounidenses, necesitamos aceptar que nosotros somos el mercado.

“Nosotros trabajaremos de cerca con el gobierno mexicano para proteger nuestra nación, sus comunidades y familias, y haremos un esfuerzo para reducir la demanda de droga entre nuestros ciudadanos”, expresó.

El estadounidense destacó que casi 20 mil estadounidenses han muerto por el consumo de opiáceos en 2015 y unos 100 mil han fallecido en México desde el año 2006 por la violencia del narcotráfico.

A su vez, el Secretario de Seguridad Nación de la Unión Americana John Kelly también coincidió en que su país es el mercado de las drogas del narcotráfico mexicano que ha provocado la muerte de periodistas y ciudadanos.

“Lo primero que tenemos que hacer, porque es la fuente de todos los problemas, es hacer frente a la demanda en EU.

“Si los estadounidenses entendieran que pasárselo bien el fin de semana con unas drogas resulta en muertes en México, si entendieran que eso provoca la muerte de periodistas y gente en toda la región, eso reduciría significativamente la cantidad de drogas consumidas”, afirmó.

El secretario de Gobernación de México, Miguel Ángel Osorio también señaló que se acordaron acciones conjuntas para combatir el tráfico de drogas, que genera riesgos para la salud, seguridad y desarrollo en comunidades de Estados Unidos y México. 

mex5i-12.jpg