Esferas, tradición europea perfeccionada en México

En el siglo XIX un soplador de Goetzenbruck, en Francia, comenzó a elaborar esferas de vidrio para reemplazar los frutos con los que los europeos decoraban sus pinos navideños. Esta técnica se adoptó y reprodujo en Chignahuapan, en Puebla, y Tlalpujahua, en Michoacán, donde miles de artesanos decoran a mano 135 millones de esferas navideñas de vidrio que comienzan a comercializarse en el país y el extranjero desde la primera semana de noviembre. Con 400 talleres dedicados exclusivamente a la elaboración de esferas, Chignahuapan cobró fama en el último medio siglo por la calidad de los ornamentos que fabrican sus artesanos, que diariamente producen entre 500 y 5 mil unidades, la mayoría de las cuales se expone en la Feria Nacional del Árbol y la Esfera antes de exportarse a EU, Canadá y Europa.