• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
El protagonista de la película. Foto: Especial
El protagonista de la película. Foto: Especial

La relación con un caballo, como punto de partida para plantear un nuevo acercamiento al proceso en el que un chico comienza a convertirse en adulto, pareciera que solo podría dar como resultado una película lacrimógena y manipuladora. Nada más lejos de la realidad, y es que sin negarse a recorrer los caminos usuales de este tipo de producciones, el director Andrew Haigh -Weekend, apuesta en esta ocasión, en Apóyate en mí, por el desarrollo implosivo y desprovisto de cualquier artilugio visual, dejando que sean los sentimientos, a veces en carne viva, los que se apoderen de la pantalla, para redimensionar arquetipos y situaciones.

En el filme nos encontramos con una familia rota, en donde la ausencia no es del padre sino de la madre,  un personaje que en  este ir y venir entre el amor por su hijo y la incapacidad para atenderlo y mantener a raya sus propios vicios, genera tanta empatía como rechazo en el espectador.

Igual ocurre con el dueño de los caballos de carreras, interpretado con oficio y precisión por Steve Buscemi —Fargo—, quien va mucho más allá del convencional rol de mentor, para funcionar como un constante recordatorio de las ironías de la realidad y las consecuencias de las desiciones.

  • El Dato: La cinta está basada en la novela homónima del escritor y músico Willy Vlautin.

La personalidad de este personaje se resume en una declaración de amor-odio por su oficio. Y por supuesto, en medio de todo está el protagonista, Charlie (Charlie Plummer), delineado con cuidado y evitando cualquier exceso melodramático.

Es cierto que la trama por sí misma no ofrece nada que vaya más allá del melodrama típico y que hay un par de pasajes que se extienden innecesariamente, pero todo queda rebasado por la honestidad del tratamiento: el afán intimista de la cámara y lo descarnado de la construcción del entorno, que transpira orfandad y que no evita cuadros de inquietante belleza.

De esta manera Apóyate en mí es un emotivo y nada condescendiente retrato de la adolescencia, sustentado en un discurso inteligente y reflexivo.

De paso sirve como vehículo ideal para el lucimiento de Plummer, un joven capaz de ir con sutileza por las transiciones emocionales a quien habrá que seguirle la pista, pues no por nada fue galardonado como actor revelación en Venecia. Sin hacer mucho ruido este fin de semana llega a la cartelera mexicana este filme, convirtiéndose en una de las ofertas más acertadas.

Apóyate en mí

  • País: Estados Unidos, 2017
  • Duración: 122 minutos
  • Género: Drama
Compartir