• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Iván Duque, presidente colombiano, tras un referéndum nacional, el domingo. Foto: AP
Iván Duque, presidente colombiano, tras un referéndum nacional, el domingo. Foto: AP

El presidente Iván Duque anunció que, como se había anticipado, Colombia dejará la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) dentro de seis meses, debido a su “complicidad” con la “dictadura” de Nicolás Maduro en Venezauela.

El mandatario dijo que su gobierno ya inició el trámite formal para denunciar el tratado que firmó en 2008 y que vincula al país con el organismo.

“Durante varios años denuncié públicamente que Colombia no debería seguir siendo parte de Unasur, porque es una institución que se ha prestado, con su silencio y muchas veces con su complacencia, para que no se denunciaran los tratos brutales de la dictadura de Venezuela”, dijo el presidente el pasado 10 de agosto, tres días después de asumir el cargo.

El mandatario agregó que el bloque regional, creado por iniciativa de los entonces presidentes Luiz Inácio Lula da Silva, de Brasil, y Hugo Chávez, de Venezuela, “nunca denunció ninguno de esos atropellos”, como tampoco garantizó “las libertades” de los venezolanos. No obstante, Colombia seguirá trabajando en adelante por el “multilateralismo” en la región a la luz de la Carta Democrática Interamericana suscrita en el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA).

“No  podemos seguir siendo parte de una institución que ha sido el más grande cómplice de la dictadura de Venezuela”, insistió.

Brasil, Argentina, Colombia, Chile, Perú y Paraguay ya habían decidido en abril suspender su participación en Unasur, hasta que se nombre a un nuevo secretario general, en reemplazo del colombiano Ernesto Samper, quien dejó el cargo en enero de 2017.

La solución no es cerrar las fronteras, ya que eso es incentivar la irregularidad y no hay nada más peligroso para un país que no saber qué extranjeros están en su territorio”

Christian Krüger

Director de Migración Colombia

Con sede en Quito, Ecuador, el bloque estaba conformado por 14 naciones, de las cuales seis, las mayores economías de la región, ya habían congelado su actividad en ese foro.

Delegados de los gobiernos de Colombia, Brasil y Perú se dieron cita ayer en Bogotá para exponer estrategias que hagan frente a la masiva llegada de venezolanos que huyen de la crisis política, económica y social, según informaron fuentes oficiales.

“Durante el primer día de reunión, los representantes de Brasil, Perú y Colombia expusieron la forma en que cada país viene abordando el desplazamiento de venezolanos en materia migratoria, así como de salud, educación, trabajo y seguridad”, indicó Migración Colombia en un comunicado.

A la cita acudieron el superintendente Nacional de Migraciones de Perú, Eduardo Sevilla; el delegado del embajador de Brasil en Colombia, Mauricio Díaz Biera; la directora de Asuntos Migratorios, Consulares y Servicio al Ciudadano de la Cancillería de Colombia, Margarita Manjarrez, y el director de Migración Colombia, Christian Krüger.

Al terminar el encuentro, Krüger indicó que ante la situación en Venezuela “la solución no es cerrar las fronteras, ya que eso es incentivar la irregularidad y no hay nada más peligroso para un país que no saber qué extranjeros están en su territorio”.

Compartir