• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Foto: mxcity.mx
Foto: mxcity.mx

Una vampira intelectual le acaba de clavar los colmillos a la Ciudad de México. Se trata de la librería La Murciélaga. Un nuevo reducto para el libro de segunda mano en la Narvarte (Cuauhtémoc 838). Uno de los perpetradores de esta iniciativa es Óscar Benassini. Escritor, editor y amante de los galgos, llegó hace once años a la capital procedente de Hermosillo. Su primera chamba eran asignaturas de Cine Premier, entrevistas a Bárbara Mori. De ahí pasó a colaborar en Cuaderno Salmón y después saltó a La Tempestad como coordinador editorial.

Cómo nació la idea de montar La Murciélaga.

Entre broma y no. Durante varios fines de semana, hace ya casi dos años, Guillermo Núñez y yo organizamos “encuentros” de intercambio y venta de libros: unos en la galería Nixon, otros en el bar Felina: “libros y clamatos”, “libros y ceviche”. No era un proyecto en forma, pero reencarnó en La Librería de Viejo de Salón Acme: un librero para el intercambio de libros de arte de segunda mano. Ahí quedamos con Luigi, más como fantasía que otra cosa, en poner una librería de viejo. Eso fue en febrero de este año. Y ya tenemos dos meses con La Murciélaga abierta. Fue rápido, nos salió casi por instinto, de manera natural. Quizá fuimos libreros en otra vida.

Quiénes integran el proyecto.

Luigi Amara, Guillermo Núñez y Diego Rabasa. Todos editores. Todos hemos hecho libros y revistas. Pero es la primera vez que trabajamos en combo. Como en cualquier negocio, hay responsabilidades que nos repartimos según nos permiten nuestras otras tareas. Pero a los cuatro nos gusta hacer de sabuesos de libros, organizar los libreros y hasta el trabajo
de mostrador.

Por qué decidieron nombrarla La Murciélaga.

Luigi llegó con el nombre. La Murciélaga sería una librería de viejo que abriría las puertas en la noche, para ventas nocturnas. Nocturna como un murciélago. Nos gustó. Le tomamos cariño.

¿Son una librería de autor?

No sé muy bien cómo sería una librería de autor. En La Murciélaga quizá se percibe mucho la influencia de nuestros gustos. Tenemos más de ocho mil títulos, que escogimos a conciencia. No tenemos nada que no pasó por alguno de los cuatro pares de ojos. Vendemos lo que nos gustaría tener y los libros que nos entusiasman.

“Fue rápido, nos salió casi por instinto, de manera natural. Quizá fuimos libreros en otra vida”.

¿Crees que todo escritor o editor alberga el sueño de convertirse en librero?

No, no. Para nada. Creo que escribir o editar no necesariamente tienen que ver con la bibliofilia. Incluso, no estoy seguro si un bibliófilo querría convertirse en librero.

Qué librerías de viejo marcaron tu vida.

Ni una. Creo que la película La novena puerta, ese medio churro de Polanski, me “incepcionó” la idea de transformarme en librero.

Cuáles son los hallazgos más chingones que has encontrado en librerías de viejo.

El réferi cuenta nueve, de Diego Cañedo. Una rareza de la ciencia ficción mexicana.

Qué libros podemos encontrar en La Murciélaga.

Libreros de literatura universal e hispanoamericana, arte mexicano, arte contemporáneo, poesía, filosofía, ensayo. Nichos de curiosidades, esoterismo, cómic y novela gráfica. Luego está el rincón de ciencia ficción, erotismo y novela negra. Estantes de teatro, cine y música, historia, aforismos, biografías y correspondencias. Obvio, hay sorpresas en cada librero, cosas que no sabemos muy bien si corresponden a ese espacio. Al fondo montamos las primeras ediciones y joyas mexicanas: Tario o Rafael Bernal o Leonora Carrington o Novo. También tenemos primeras ediciones de Borges, Beckett y otras joyas como Extracción de la piedra de la locura de Pizarnik.

Ah… y el Nicho de la Infamia, donde acomodamos libros que no deberías comprar ni leer.

* Horario de lunes a viernes: 11 a 20 hrs.; sábados: 12 a 20 hrs.; domingos: descanso para ir a La Lagunilla por clamacheves.

Latest posts by Carlos Velázquez (see all)

Compartir