• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Jugadores ingleses festejan uno de los goles de Kane, ayer. Foto: AP

La selección de Panamá, novata en el Mundial, fue vapuleada 6-1 ante una encendida Inglaterra, con un Harry Kane en estado de gracia. Los británicos no tuvieron piedad alguna sobre los pupilos de Hernán Darío Gómez, que no mostraron ni actitud, ni idea de juego y mucho menos argumentos para enfrentar a los creadores, quienes de historia y conocimiento de causa les sacan un centenar de años a la llamada marea roja.

La travesía realizada por Vasco Núñez de Balboa a principios de 1500, cuando descubrió las aguas del Pacifico y se aventuró a poner los primeros cimientos en tierras americanas, lo que hoy en día es Panamá, fue menos caótica de lo que están haciendo los canaleros en la presente edición de la Copa del Mundo. Ayer, paradójicamente, un representativo europeo les hizo rendir cuentas y los centroamericanos tuvieron que pagar un precio muy caro por su novatez.

Los británicos no sólo humillaron a Panamá, como era de esperarse, también se clasificaron a los octavos de final. Las adelantadas palabras del Bolillo Gómez, quien varias veces dijo que, un buen día, su equipo podía complicar a los rivales, quedaron en una grotesca exhibición luego de que, en el llano del estadio Nizhny Nóvgorod, los panameños lucieron por momentos como un equipo amateur, con grandes imprecisiones en un par de situaciones favorables, perdiendo las marcas en las pelotas aéreas, demorando los pases y cometiendo infracciones flagrantes para tratar de detener una inevitable debacle.

El zaguero del Manchester City, John Stones, fue el encargado de indicar el festín británico, cuando abrió el marcador de cabeza a los 8 minutos y volvió a anotar por la misma vía a los 40, por su parte, Harry Kane pasó al portugués Cristiano Ronaldo en lo más alto de la tabla de goleo con su tercer, cuarto y quinto tantos, dos de ellos por la vía del penalti, a los 20 y 45 y otro fortuito a los 62.

Por su parte, el delantero del Manchester United, Jesse Lingard, fue el encargado de convertir otro de los tantos con un excelso tiro desde fuera del área, a los 36 minutos del encuentro.

“La diferencia pudo ser más, nos pudieron hacer muchos más goles”, señaló el colombiano Gómez, quien ya ha tomado este discurso como su bandera de batalla, lo dijo en la primera fecha, ante Bélgica y lo repitió ayer, pese a que en dos cotejos ya suma nueve dianas en contra.

Antes del inicio del complemento se vio un episodio muy curioso entre Hernán Gómez y Gareth Southgate. El Bolillo se acercó al banco de su colega y, a juzgar por los gestos, solicitó al rival aminorar la presión.

Un viejo conocido, Felipe Baloy, quien entró de cambio al 69’, marcó el tanto del honor panameño a los 78 minutos del encuentro, pero apenas fue un paliativo en la dolorosa goleada, que desde ya, es la más abultada en Rusia 2018, por encima de la de Bélgica ante Túnez (5-2).

Sin embargo, y eso hay que remarcarlo, la selección de Inglaterra mostró algunas carencias defensivas, sobre todo durante los primeros minutos, las cuales no supo capitalizar la escuadra panameña.

Cuando el encuentro apenas comenzaba, los canaleros sorprendieron a los ingleses con un contragolpe y Aníbal Godoy tiró a cualquier lado desde una posición inmejorable. Torres también pateó afuera desde cerca en el complemento.

Cuando los tres leones se despabilaron y se acordaron de jugar, los centroamericanos se agazaparon y ahí fue donde el equipo de la rosa hizo leña del árbol caído.

El gol de Lingard fue producto de una bonita combinación con Raheem Sterling. Aunque, por momentos, a los creadores se les vio jugar displicentes, más en la segunda mitad, pero de todos modos marcaron otro gol, cuando Ruben Loftus-Cheek pateó desde afuera del área, el balón rebotó en Harry y descolocó al arquero Penedo.

Con su majestuosa actuación El Huracán Kane le sacó un tanto de ventaja a Cristiano en la tabla de artilleros. El portugués tiene cuatro.

Japón viene desde atrás y empata a Senegal

Japón y senegal, ambas selecciones con el autoestima a tope, por llegar victoriosas de sus anteriores partidos contra sus similares de Colombia y Polonia, respectivamente, empataron 2-2 para posicionarse en los primeros dos lugares del Grupo H.

El combinado senegalés arrancó buscando velocidad en sus extremos. Fue Mané el encargado de abrir el marcador, quien, después de recibir un rebote generado de un tiro de Sabaly, rechazado por el portero Eiji Kawashima, remató con la izquierda desde el centro del área, al 12’.

Los samuráis, con una buena asistencia de Nagatomo para Inuin por la izquierda en el interior del área, anotaron el del empate gracias a un disparo al segundo palo dentro del área en el que el meta N’Diaye poco pudo hacer para despejar el esférico.

En la parte complementaria, los pupilos de Aliou Cissé lograron desmarcarse de los nipones y con una espectacular triangulación al 70’, que inició con Sabaly, seguida por una asistencia de Niang para Wague, perforaron desde el centro de la portería y pusieron el segundo de Senegal.

Japón no se quedó tranquilo y al 77’, por una mala salida de N’Diaye, Honda aprovechó el arco libre para marcar el 2-2.