Lila Downs, en una imagen promocional de su concierto en el Auditorio. Foto: Especial

“Vivimos un momento crucial y la música viene a recordarnos la importancia de tener convicciones”, aseguró Lila Downs, quien los próximos 4 y 5 de noviembre ofrecerá dos conciertos el Auditorio Nacional, en los que retoma temas de su más reciente producción Salón, lágrimas y deseo.

Dos presentaciones, que de cierto modo, están dedicadas a aquellas personas que lo perdieron todo, incluso la vida, en los terremotos del 7 y 19 de septiembre y a aquellos que viven lejos de su patria, los migrantes y los dreamers que “vagan” en territorio vecino.

“Acabamos de regresar de una gira en Estados Unidos, en donde vimos cómo muchos de los mexicanos que viven allá se identifican con la música que hacemos, les da un poco de tranquilidad en medio de todo lo que viven, muchos de ellos están siendo perseguidos. Es triste ver cómo los dreamers se la juegan día a día, son perseguidos y ellos no tienen la culpa, fueron llevados desde muy pequeños, algunos ni siquiera hablan español”, contó a La Razón la cantautora mexicana.

  • El Dato: Downs adquirió fama tras el lanzamiento de su álbum La Sandunga en 1999, el cual logró éxito y crítica positiva.

Preocupada por la situación que vive el país, Downs, quien desde la década de los 80 inició su carrera musical, lleva con orgullo algunos de los símbolos típicos del folclor mexicano a lugares como El Paso, donde la presencia de connacionales es evidente.

También se dice preocupada por la situación de México, luego de los sismos que cimbraron el país.

En ese sentido, señaló, que aún queda mucho por hacer. Sobre todo en las zonas en las que la recepción de ayuda se ha visto limitada.

“Realizamos un concierto benéfico, y llevamos viáticos a las zonas más afectadas del Istmo. Oaxaca fue uno de los estados que más resintió los daños de los terremotos; son áreas en las que vive mucha de la gente que se encuentra desprotegida y aunque muchos artistas nos sumamos a Oaxaca Corazón aún falta mucho por hacer”, comentó.

Downs, quien en fechas recientes colaboró con Haydée Milanés en la intepretación de “La vida no vale nada”, prepara un homenaje simbólico a las personas que fallecieron en los terremotos.

“Aún no sabemos cuántos son los muertos, pero en los conciertos habrá una ofrenda para recordarlos, para no olvidarlos”, añadió.

Antes de presentarse en el Auditorio Nacional, la intérprete, nominada al Grammy, presentará conciertos en Estados Unidos y España.

“Nuestra música es muy bien recibida por las personas, a pesar de que pasan los años siguen acudiendo a las presentaciones y eso es un impulso”, concluyó.